Página 2 de 2

A PESAR DE ELLOS…

Si has merodeado un poco por este blog habrás notado que aquí no tengo nombre. Ni yo, ni mi familia. Vamos, que es un blog anónimo. Esto tiene una finalidad muy clara y fue algo que medité mucho antes de plantear la narrativa de este blog.

La idea de lanzar este blog al mundo, era la de abrirme, la de soltar muchos sentimientos y sensaciones que a veces me atormentan y que todo esto no afecte a mi entorno.  De poder escribir posts hablando de temas duros para mí. Posts que ayuden a otras personas a no sentirse solas en el mundo, pero sin que ello haga daño a mi gente cercana. Y para poder hacer esto, hay que ser brutalmente honesto y no tener miedo a decir cosas que puedan herir a personas concretas. Seguir leyendo

DE CÓMO LLEGUÉ A SER MADRE…

¿Cómo llegué a ser madre? ¿O  más bien a decidir serlo?

Es un gran tema y una cuestión que no tiene, en nuestro caso, una respuesta común (o al menos yo no lo sentí así en su día).

Cuando decidimos ser padres, a diferencia de muchas otras madres, no fue porque yo sintiera que era el momento. A mí no se me encendió el reloj biológico, ni era un tema que estuviera rondando mi cabeza. Yo no fui nunca una mamá de libro (pero, y quien lo es…), a mí la vida no me llamó para esto, el cuerpo no me lo gritó… de repente un día, al BuenPadre, la madre naturaleza o lo que fuera lo despertó. Y quiso ser BuenPadre. Seguir leyendo

DE LACTANCIAS ROTAS Y LACTANCIAS DIFÍCILES

Mi historia es por suerte la de una lactancia de momento exitosa.

Y por desgracia he de usar el término “por suerte” porque la nuestra tenía bastantes papeletas de fracasar.

Aquí estamos. Primer post. No quería que este blog empezase así, quería tener una línea clara, un diseño, más posts redactados, quería esperar a Diciembre.

Pero llevo un tiempo dándole vueltas a un tema y necesito expresarlo en voz alta, al mundo.

Ante todo, quiero decir que todo lo que escriba, hoy en este post, y aquí en este blog, son mis propias experiencias y mi visión, parcial y subjetiva, de la maternidad y la vida, entre otras cosas. Que yo opte por unos métodos de crianza, educación o alimentación no significa que considere que los demás no sean válidos. Tan solo no lo son para nosotros. Seguir leyendo