Si has merodeado un poco por este blog habrás notado que aquí no tengo nombre. Ni yo, ni mi familia. Vamos, que es un blog anónimo. Esto tiene una finalidad muy clara y fue algo que medité mucho antes de plantear la narrativa de este blog.

La idea de lanzar este blog al mundo, era la de abrirme, la de soltar muchos sentimientos y sensaciones que a veces me atormentan y que todo esto no afecte a mi entorno.  De poder escribir posts hablando de temas duros para mí. Posts que ayuden a otras personas a no sentirse solas en el mundo, pero sin que ello haga daño a mi gente cercana. Y para poder hacer esto, hay que ser brutalmente honesto y no tener miedo a decir cosas que puedan herir a personas concretas. Seguir leyendo