Para hoy os traigo un post de estos que todas buscamos en San Google una y otra vez durante la “dulce espera”: cosas que necesitas para tu lactancia, cosas que necesitas para tu bebé, cosas que necesitas para tu embarazo…

Y empezaré por deciros que para llevar adelante una lactancia materna, si esta es vuestra opción, sin problemas y de manera exitosa, lo más importante que necesitas conocer es lo siguiente:

Para tu lactancia materna NO necesitas nada.

No. No hace falta nada.
Con tener pechos y un bebé, tienes todo lo que te hace falta.

Algún día más adelante os explicaré más sobre lactancia, y porque prácticamente todas las madres podemos dar el pecho “sin problemas”, ya que todas tenemos leche.

Si, lo de los primeros días, el calostro, antes de la “subida” de la leche, también es leche. Y no, no te hace falta más.

Los únicos factores que imposibilitan una lactancia, más allá de la propia decisión de la madre o de la desinformación de la misma, son problemas muy específicos y escasos en la población general. Podéis leer más sobre ello en este artículo de Alba Lactancia.

Dicho todo esto, os vengo a hablar de los productos que a mi me han parecido útiles y que consideraría en cierta medida que necesitas para tu lactancia. Porque todos sabemos que cuando una anuncia que está embarazada, la familia y amigos te preguntan o no que te pueden regalar… y el síndrome del nido, es algo real.

Las 5 cosas que necesitas para tu lactancia.

Lo más importante: Información

Sin lugar a dudas, lo primero que recomiendo adquirir a una madre que ha decidido dar el pecho es información. Que lea, que se informe de manera adecuada y que sepa que es lo que se va a encontrar una vez tenga a su bebé en brazos.

Porque, y no me cansaré de repetirlo, aunque los bebés nacen preparados para la lactancia, nosotras las madres no lo estamos de manera innata. La lactancia es una acción que se aprende, por ello eran tan importantes las tribus milenios atrás, y por eso hay tanto fracaso en la lactancia hoy en día. Por eso, y gracias a ciertas empresas muy interesadas en ello. Pero esto, es debate para otro día.

Yo sin lugar a dudas, recomiendo leer a Carlos Gonzalez. Podéis ir a la biblioteca a por él, y si no sois de leer, podéis buscar sus charlas en Youtube.

Libro de Carlos Gonzalez, comer amar mamar, que necesitas para tu lactancia

Si sois más de leer blogs o de escuchar podcast, podéis consultar una mini lista de recomendaciones en la presentación que os colgué el martes como contenido extra.

Un imprescindible: Ayuda

Si, esto también es algo obvio y que podéis obtener de manera gratuita en vuestro Grupo de apoyo a la lactancia local.

Pero si como yo, necesitáis saber si algo es normal o extraño al momento, y estáis pasando por dificultades el siguiente producto es para vosotras.

Lactapp, tu asesora de lactancia en el bolsillo.

Lactapp, la asesora en tu bolsillo que necesitas para tu lactancia

Suena genial, y para mi al menos, no es para menos. Me salvó de la locura en los primeros meses de infierno (si, ya lo digo así, porque así fueron) que pasamos por culpa de la anquiloglosia.

Es totalmente gratuita, compatible con Android e IOS, y es fiable. Si la aplicación detecta en algún momento que hay un problema que se ha de subsanar, te recomendará que acudas a tu matrona o tu galm.

Un cojín de lactancia.

No, como ya te he dicho antes, no es imprescindible tener algo específico para la lactancia. Seguro que en tu casa hay cojines o mantas que pueden cumplir perfectamente este cometido.

Pero es un artículo no muy caro, y a mi me ha servido mucho desde la mitad del embarazo, cuando lo usaba para estabilizar la columna. A pesar de no tener mucha barriga, la presión que ejercía la creciente barriga en todo el cuerpo me hacía dormir muy mal y acabar incluso con un dorsalgia.

Cojin de lactancia 4 en 1 de jane

Nosotros tenemos este 4 en 1 de Jané y lo hemos usado para todo. Bueno casi, el accesorio de la hamaca no lo hemos usado más que una vez, pero para todo lo demás, está amortizadisimo.

Empecé usándolo como soporte y apoyo en el embarazo, porque era una persona con una barriga y el cojín me estabilizaba el cuerpo.

Cuando nació ella, nos era super útil, la mitad del día se lo pasaba encima del cojín. Que todos sabemos que cuando una está de baja, no tiene que trabajar, pero la vida del autónomo no se para, y siempre te quedan papeles por arreglar, clientes a los que contestar y derivar y trabajos que gestionar. Así que me la ponía en el cojín sobre la mesa, y cuando se soltaba de la teta, ahí se quedaba, pegadita a mi.

Se la poníamos en la minicuna, las 4 veces que conseguíamos plantarla y aguantaba más de 1 minuto en ella.

La usábamos de barrera cuando empezamos a colechar, la usaba de apoyo en la espalda para poder darle el pecho por la noche, mejorando el agarre y aliviando la presión en la zona de la episiotomía.

Cuando empezó a sentarse la usábamos para ponersela alrededor y que si se caía no se golpeara la cabeza.

Hoy sigue en uso, rellenando el hueco de la cuna que se ha quedado al juntar el colchón de la cuna con el de la cama, salvando el hueco del marco de nuestra cama.

Y en el futuro, cuando quitemos la cuna, supongo que seguiremos usándolo como un juguete más.

 

Sujetadores de lactancia.

Oye, que esto parece muy obvio, pero seguro que a alguna se le ha pasado!

Que hay días que se nos olvida que hay que tener la teta accesible en cualquier momento, y los primeros meses además con urgencia.

Así que ese es de esos productos que necesitas para tu lactancia, que parece muy obvio, pero no siempre es lo primero en lo que pensamos.

Yo todos los que tengo son de H&M, tienen de todos tipos.

Sujetador de lactancia

Os recomiendo que sean de algodón a ser posible: se nota mucho que los de microfibra dan mucho calor y sudas mucho. Y personalmente, no recomiendo mucho los que vienen con relleno. Son útiles para camuflar un poco posibles pérdidas, y disimulan los pezones (traumita personal)… pero al abrir una copa se te queda hecho un buruño, en especial si llevas ropa encima, y es un poco incómodo.

Discos de lactancia.

Yo no pensaba que los iba a utilizar tanto, tenía unos cuantos de las canastillas de regalo del embarazo… y por culpa de la hipergalactia las cajas de 60 discos no me duraban ni una semana. Y eso que los cambiaba cuando ya no cabía ni una gota más.

 

Me gustaría recomendaros discos reutilizables, pero la verdad es que yo no los he usado y las compañeras me comentaban que no tenían una capacidad de absorción muy grande. OJO, que esto no significa que sean malos. Para cualquier madre sin problemas, seguro que funcionan a las mil maravillas. Si no tienes problemas, puedes tener alguna fuga puntual, pero no será muy grave.
Pero para mi, que tenía una hiperproducción bestial por culpa de la anquiloglosia, no eran suficientes. Podía haberme colgado dos cántaros de los pechos y los habría llenado (que pena no haber guardado toda esa leche).

Discos de lactancia reutilizables

Yo personalmente os recomiendo los de Hippos (Mercadona) y Baby (Alcampo). Tienen una buena absorción, y si como yo, los usas a puñados, no te destrozan el bolsillo… que con un bebé recién nacido todo son gastos, y se agradece cuidar la economía.

También he probado los de Medela y los de Avent, que son muy buenos, pero se suben algo de precio.

Te recomiendo que te hagas con muestras de varias marcas, y los vayas probando, para decidir cual te funciona mejor.
Y no compréis en exceso. Con todo lo que yo usé los discos, a los 3 meses mi hija mejoró las tomas y la producción se reguló de la noche a la mañana. Llevo más de un año intentando deshacerme de una tonelada de discos de lactancia que no volveré a usar.

Ropa lactancia “friendly”.

Para este último punto, NO os voy a recomendar ropa específica de lactancia. Es monísima, ideal de la muerte y super práctica. Pero toda la ropa de lactancia que he encontrado es carísima. Y teniendo en cuenta que yo ya apostaba por una lactancia prolongada… pues como que no estaba la cosa como para gastarse varios cientos en camisetas específicas.

Pero hay alternativas.

Lo primero que os recomiendo, en especial en invierno, si sois frioleras y/o pudorosas como yo, es que siempre llevéis una camiseta de tirantes elástica como primera capa. De hecho, H & M y otras marcas tienen camisetas con el mismo sistema que los sujetadores de lactancia, pero yo con camisetas básicas del Alcampo y Zara me valgo.

Y luego, he usado varios tipos de tops.

Jerseis amplios, que te puedas subir fácilmente. Recuerda que llevarás la camiseta de tirantes, así que irás algo tapada. Otra opción es usar cárdigans y chaquetas abiertas.

Camisas de botones (o cremalleras). Las blusas que se abren por delante son tus nuevas mejores amigas, no las subestimes.

Blusas amplias, igual que los jerseis, que te puedas subir fácilmente para acceder al pecho.

Y finalmente, camisetas de cuello amplio. Esta recomendación la hago con un pero… y es que si tienes mucho pecho y en especial cuando tu hijo sea un poco más mayor y te reclame el pecho tirando de todo aquello que se le interponga, puedes acabar con todos los cuellos desbocados. Así que le tienes mucho cariño a una camiseta en particular, guardala para cuando tu peque haya destetado o tendrás que estar muy pendiente para que no te tire del cuello y acabes con una camiseta desgraciada.

El extra.

Extractor de leche.

Aquí viene donde muchas me diréis… Zora, pero si esto es casi más importante que todo lo anterior!

Pues depende.

En mi caso particular, NO lo es.

Y es que como bien sabéis algunos, yo trabajo en casa y mi peque no ha ido a la guardería. Por tanto, mi teta siempre ha estado disponible.

Por tanto no había valorado comprar un extractor durante el embarazo, y no lo compré hasta los 5 meses de lactancia. En ese momento, lo compré para intentar sacarme leche y que su padre se la ofreciera, para ahorrarme 1 o 2 tomas de la tarde y poder trabajar más tranquilamente.
Pero mi hija no era tonta y sabía que estaba allí al lado, y el biberón te lo podías beber tu. Así que al final apenas me saqué leche y entre el agobio de no sacar mucho, el no encontrar el hueco para extraerme y nuestras circunstancias… pues que fue un desastre para mi.

Pero si a diferencia de mi, que es lo más probable, vas a trabajar fuera de casa una vez finalizada la baja maternal, te recomiendo encarecidamente comprarte un buen sacaleches.

Yo tengo el manual Medela Harmony, que me consta que a algunas madres mañosas se hacen enseguida con él, pero yo me he peleado mucho para nada.

Si trabajais fuera de casa, os recomendaría sin lugar a dudas iros directas a por uno eléctrico, el Medela Swing es maravilloso y el Freestyle es genial si necesitas seguir haciendo cosas mientras te extraes la leche.

El sacaleches que necesitas para tu lactancia

Y especialmente, os recomiendo NO comprar ningún sacaleches que no disponga de recambios y especialmente que no tenga diferentes tamaños de copa. Igual que no todos tenemos el mismo número de pie o la misma talla de sujetador, nuestros pezones son diferentes, y necesitan una talla de copa diferente.

 


Espero que este post os haya parecido útil y os sirva para ver que no hay nada imprescindible, pero hay cosas que pueden ayudarte mucho en una lactancia.

Y para ti, ¿cuales son tus imprescindibles para la lactancia?