Embarazo

Alternativas a la ropa de embarazo

Por

Cuando nos quedamos embarazadas parece que todo son gastos, y que no puedes vivir sin mil y un objetos específicos para ello, pero hay cosas que no necesitas comprar, y hoy te voy a mostrar algunas alternativas a la ropa (en ocasiones demasiado cara) de embarazo.

La ropa de embarazo, ¿es necesaria?

Pensamos en ese deseado embarazo y nos imaginamos todas deslumbrantes con nuestra ropa premamá, pero luego vemos los precios de este tipo de prendas y queremos salir huyendo.

Si bien es cierto que hay mucha de esta ropa que tiene un precio elevado porque son de gran calidad, la mayoría de la ropa es la misma ropa adaptada, pero a un precio 3 veces mayor.

Si te preocupa tu presupuesto, si como yo sabes que solo vas a vivir un embarazo, y no te apetece invertir una inmensa cantidad de dinero en ropa que solo te pondrás durante 4-8 meses de tu vida, este post te interesa.

Porque la ropa de embarazo es preciosa, y nos encantaría a todas tener esos conjuntos perfectos para parecer Influencer, pero la realidad es que hay mucha ropa que no necesitamos comprar… y que podemos perfectamente sacar de nuestro armario o de la sección habitual (y más barata) de la tienda de moda de turno.

Que prendas sí deberías tener entre tu ropa durante el embarazo.

No son imprescindibles, absolutamente todo tiene un enfoque alternativo, y puedes perfectamente vivir un embarazo y una lactancia sin comprar ni una sola pieza de ropa.

Pero te voy a recomendar algunas piezas, imprescindibles para mí en el embarazo, que son los pocos básicos que considero que realmente te hacen falta para tu embarazo y para el postparto.

Sujetadores de lactancia.

Puedes pasar perfectamente sin ellos y no son necesarios durante el embarazo, siempre que te pongas sujetadores de algodón, suaves, sin relleno ni aros. Pero tener un par de sujetadores de lactancia, a partir de los primeros meses de embarazo, es una gran inversión.

En H&M y en Primark, entre otros, puedes encontrar sujetadores de calidad a un precio razonable. Y si los cuidas bien te pueden durar todo el embarazo, la lactancia e incluso para los siguientes, si no te ha cambiado la talla.

Yo me he ido comprando diferentes modelos, porque he tenido muchos cambios de talla y sigo dando el pecho a mi hija después de casi 3 años. Pero los sujetadores que más he usado, y su estado actual son la demostración de ellos, son dos sencillos bralettes triangulares de algodón de la sección básica de lencería de H&M.

Un par de pantalones de embarazada.

Y cuando digo un par, me refiero a que te compres dos, si es necesario por cada temporada. Seguramente tu embarazo pase por dos estaciones totalmente diferentes, pero también es cierto que durante los primeros 3 o 4 meses, este tipo de prenda no es imprescindible, por lo que podéis salir del paso con vuestros propios pantalones y un pequeño truco que os contaré más abajo.

Pero si solo queréis gastar una pequeña cantidad de dinero en ropa para el embarazo, os recomiendo cogeros un par de vaqueros neutros, azules o negros según vuestro estilo. Si queréis ir más allá, comprad un par de pantalones más arreglados para salir alguna noche, y ya lo tenéis listo.

Mismos pantalones, diferentes looks.

Cambiando un par de cosas, te valen lo mismo para ir informal o para salir a una cita.

Mismos pantalones, desde un look informal hasta un look arreglado.

Yo pasé todo el embarazo con unos shorts, unos pantalones Capri y 2 pares de vaqueros premamá. Todo comprado en rebajas, por supuesto amigas.

Os recomiendo buscar las prendas de mayor calidad en las tiendas, los vaqueros que sean más robustos, porque invertir esos 10 euros más al final merecen la pena, para poder ponerte los mismos pantalones hasta 3 veces en la semana y lavarlos muy a menudo sin que se rompan.

Si os agobia no saber cómo ir diferente todos los días usando pocas prendas de ropa, os recomiendo visitar Pinterest para buscar información. Os dejo ejemplos para combinar y no aburrirse nunca jamás aquí y aquí.

Por gusto, un par de vestidos básicos.

Como os dije antes, yo aproveché las rebajas para comprar algunas cositas, y aparte de todo (lo poco) de arriba, me compré dos vestidos básicos tipo camiseta, que valen tanto para ir cómoda por casa como para salir.

Si o si, unas medias de embarazada.

Yo cogí unas negras mate opacas, porque es el estilo que más me gusta. Las usé más de lo que esperaba, incluso después de dar a luz, y eso que antes de quedarme embarazada no era yo muy de ponerme faldas.

Y si no me compro más ropa de embarazada ¿Qué me pongo?

Pues aquí entra ya el ingenio en juego, y es que yo no me compré ni una sola camiseta, jersey o chaqueta para el embarazo, y aun así, me vestí todos los días durante un verano y un invierno sin que nadie notara que apenas había invertido en ropa.

Os voy a ir dejando pequeños trucos por aquí, para aprovechar al máximo vuestra ropa o la ropa de temporada os pueda gustar.

Pantalones: seguir usándolos cuando crece la barriga.

Para esto, al principio del embarazo tardaréis semanas en estar incómodas en vuestro pantalón habitual y si os gustan holgados, aún más. Pero cuando empiece a no cerraros el botón, no tenéis más que usar el truco de la goma del pelo, y podréis usarlos unas cuantas semanas más.

Y si queréis algo más profesional, en Amazon tenéis mil cachivaches para estirar al máximo vuestros pantalones y faldas con botón y cremallera.

Faldas y vestidos, ropa que aún puedes usar durante el embarazo.

En mi caso, los pocos vestidos que me ponía eran tipo skater, con el talle muy alto, por lo que los pude seguir usando algunos meses más. De hecho, muchos dejaron de caberme porque el pecho me había crecido mucho. Pero para eso, cualquier vestido de temporada, con el talle bajo el pecho, os puede durar mucho tiempo.

Y confieso que las faldas de tubo de punto las estuve usando hasta el final del embarazo. Si, las básicas de Stradivarius. Aquí me tenéis en todo mi esplendor, pasadas las 38 semanas de embarazo, usando la misma falda de tubo (que después del embarazo ya no pude usar más) que usaba 2 años atrás.

Convierte tus vestidos en faldas.

¿Os acordáis que me había comprado un par de vestidos premamá? Pues este es otro gran truco para el otoño y el invierno, y es que os pongáis los vestidos bajo los jerseys y así tenéis una falda premamá. Incluso en verano, si no hace demasiado calor os podéis poner una camiseta o camisa finita encima.

Como veis tenemos una prenda, que combinada con otras nos ofrece una multitud de opciones. Así no tenéis que comprar faldas de embarazada, y con un par de vestidos básicos os podéis apañar.

Partes de arriba, la ropa de embarazo que no necesitas comprar.

Y aquí viene la parte más fácil de todas. Si os habéis fijado, no he mencionado ni una sola prenda de arriba, y es que no me compré ni una sola camiseta, jersey o ropa de abrigo nueva para el embarazo.

Camisetas y camisas.

Si sois de usar prendas oversize, como soy yo, esta parte está chupada. A mi me gusta llevar las partes de arriba holgadas y me apañé con mi propia ropa durante todo el embarazo.

Estuve echando un vistazo a los jerséis premamá, y literalmente eran los mismos jerséis que los que se llevaban en cualquier tienda de moda, pero una talla menor. Es decir, que con comprar o usar jerséis holgados de una talla más que la habitual, os debería ir bien.

Las camisas, igual que más adelante con la lactancia, serán vuestros mejores amigos, ya que os las podéis poner abiertas con una camiseta de tirantes o básica debajo, atada con un cinturón o similar.

Si puede ser, invertid en algunas camisetas de tirantes básicas de algodón, ya sean específicas para el embarazo, o no, ya que serán vuestras mayores aliadas.

Para el frio: cárdigans, chaquetas abiertas y blazers.

Los cardigans y los jerseys abiertos por atrás que se llevaron en 2017 también son unos grandes aliados para vuestra barriga creciente.

A la hora de salir, las blazer pueden hacer que esos básicos que compraste se conviertan en el outfit perfecto para un evento o salir con los amigos. Tus jeans premamá, la falda de tubo o un vestido de corte amplio y talle alto, y estaréis perfectas.

Chaquetas y abrigos.

El final de mi embarazo, cuando tu barriga se hace tan grande que en cualquier momento puede emanciparse, fue en otoño/invierno por lo que me tocó aprender a cubrirme del frío de maneras creativas.

Cuando no hace tanto frío, opta por ir con chaquetas abiertas, y usar algún tipo de pañuelo grande y grueso, como los que están de temporada en Zara. Seguramente la tripa de por sí os dará mucho calor, y entre la faja de los pantalones premamá, el jersey y la camiseta, no notarás el fresco.

Y para cuando hace más frío, buscad un abrigo con botones, o con una cremallera de las que se abren también de abajo a arriba, y volved a confiar en vuestros amigos los cinturones.

Para ocasiones especiales, busca ropa que permita meter una barriga creciente dentro.

El trucazo de la vida para ponerse un poco más mona es optar por ponerse unos tacones (bajitos) con los vaqueros, y buscar faldas y vestidos que se ajusten en la cintura y tengan mucho vuelo, como las faldas de tablas o de círculo.

Durante el tiempo que estuve embarazada, aparte de las típicas salidas y citas, tuvimos 2 bodas.

Para estas dos ocasiones, con 1 mes de diferencia, opté por hacerme yo misma la falda que quería llevar por ahorrar dinero, pero podría haberla comprado igualmente.

Con la idea de tuviera hueco para que la barriga creciera desde el momento en que la cosí hasta 2 meses más tarde que me la pondría por última vez, busqué un patrón ceñido en la cintura y suelto de ahí hacia abajo.

Patrones que sean amigables con tu barriga.

Ese año se llevaban las maxifaldas de tafetán y no me lo me pensé ni un segundo, y adaptando un patrón de Oh mother mine DIY, me hice mi propio outfit de boda, que combiné de manera diferente para cada boda.

Y para el resto de salidas, usé un par de faldas y vestido con mucho vuelo, que tenían sitio para mi barriga.

Consejos finales a la hora de buscar como completar tu look de embarazada.

El calzado, siempre cómodo y a ser posible bajito.

No es recomendable que llevéis tacones altos por el riesgo a las caídas, ya que en el embarazo perdemos nuestro centro de gravedad natural.

Yo os recomiendo apostar por botas, deportivas y zapatos cómodos.

Deja los bolsos y pásate a las mochilas.

Irás mucho más equilibrada, y podrás seguir llevando todo lo que necesitas y algún que otro snack por si te baja el azúcar o te entra hambre.

Invierte en ropa que te pueda servir más adelante.

Las camisetas de embarazo con acceso para dar el pecho, los sujetadores de lactancia, las camisas con cierto espacio para la barriga y los jerséis con cuellos amplios o cremalleras para la lactancia son un plus a la hora de invertir en ropa específica para el embarazo.

Si el presupuesto os lo permite, en vez de invertir en un abrigo de la sección premamá, os recomendaría apostar por un abrigo de porteo multifuncional. Son un poco más caros, pero los podréis usar después del embarazo durante años. Algunos incluso valen perfectamente como un abrigo normal y corriente.

Se creativa e inspírate.

Tómate tu tiempo para probarte tu ropa actual, pídele ropa prestada a esa amiga que usa una o dos tallas más que tu, y no dudes en aventurarte en el armario de tu pareja o algún amigo.

Tablero de pinterest de Ropa de embarazo, alternativas a tener que gastar mucho dinero en ropa específica

Se llega más lejos y es mucho más barato ser creativa y buscar usos alternativos a la ropa. Y si no se te ocurre como usar tu ropa, recuerda que internet y Pinterest son tus mejores amigos.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: