Bebé cogido al pecho, algo inquieto, para el post de ¿Bebé muy inquieto al pecho? Es posible que estés ovulando.
Lactancia Maternidad

¿Bebé muy inquieto al pecho? Es posible que estés ovulando.

Por

Si, como lo leéis, si vuestro bebé está muy inquieto al pecho, puede que la razón sea porque estás ovulando en esos días.

Hoy os vengo a desarrollar este tema del que he encontrado pocos posts dedicados, pero del que he conseguido recabar algo de información indagando aquí y allí.

Estoy ovulando y mi bebé está muy inquieto al pecho, ¿es normal?

Pues por desgracia para las que nos toca sufrirlo, es muy normal, lo cual no quiere decir que sea habitual o frecuente. O al menos, pocas sabemos que es lo que ocurre.

Principalmente es algo de lo que se habla muy poco por muchas razones, algunas de las cuales estas:

  • La primera y principal es que hay un gran desconocimiento acerca de la menstruación y los ciclos hormonales en la mujer. Sus implicaciones son numerosísimas, pero por haber sido un tema tabú tanto tiempo, desconocemos mucha de las situaciones o características de las mismas.
  • Una lactancia establecida suele conllevar una dismenorrea y una anovulación (falta de regla y ovulación). Tener o no la regla durante la lactancia (y ovular), depende de muchos factores y tenerla o no tenerla es normal, pero lo frecuente (un 66%) es no tenerla.
  • El índice de lactancias más allá de los 6 meses es tan bajo que se podría calificar casi de anecdótico, comparado con el porcentaje de mujeres que no amamantan pasado ese tiempo. Para cuando vuelve la regla, la mayoría ya no da el pecho, si no es que lo ha dejado pensando que por culpa de la regla su leche ya no vale.
  • Habitualmente asociamos el malestar de nuestros hijos y que nuestro bebé este inquieto al pecho a una cantidad inmensa de razones, pero se nos suele olvidar que nuestro estado también les influye.

Por todas estas razones, es posible que jamás hayas oído a hablar de esto, pero una vez que lo descubres todo cobra sentido.

¿Cómo descubrí yo que mi ovulación y mi ciclo menstrual afectaban a nuestra lactancia?

Como os he contado en alguna ocasión, sin más pretensiones que estar informada de antemano (y menos mal) leí el libro de Pilar Martinez, Destetar sin lágrimas, que no puedo dejar de recomendar. Estéis o no estéis cerca de un destete, es una herramienta fundamental, y gracias a ella, he comprendido muchas cosas.

Producto disponible en Amazon.es

En aquel libro, hablan de la agitación por amamantamiento, que se suele dar entre otros momentos durante épocas de gran carga hormonal, como es la ovulación o el embarazo.

Con esa información en el fondo de la mente, de repente nos dimos cuenta que los periodos de alrededor de una semana, en los que mi bebé de repente estaba muy inquieta al pecho, mamaba de manera muy insistente y en una actitud muy nerviosa, eran cíclicos.

Después de un par de meses particularmente complicados, en los que sufrí una agitación por amamantamiento muy bordes, SantoPadre y yo empezamos a hilar cabos y descubrí lo que pasaba.

Mi hija estaba muy inquieta al pecho, porque yo estaba ovulando.

Cuadraba perfectamente. Me costó darme cuenta de ello, primero por la falta de información, y luego porque entre los comienzos muy irregulares de regla justo al final de los loquios y la colocación del DIU, a los 14 meses aún tenía un importante desarreglo en mi ciclo.

Pero mes tras mes, la situación se repetía (y se sigue repitiendo, ésta semana, otra vez). Un bebé inquieto al pecho, y una mamá que se siente abrumada.

Todo empezaba con una niña que de repente pedía más pecho que de costumbre, especialmente cerca de y durante la noche. Cada vez más inquieta, saltando de pecho en pecho, a veces cada pocos segundos para mi inmensa desesperación.
Ese brutal incremento de demanda, me sobrepasa, y se me hace una bola difícil de digerir.

Además, en esos momentos estoy mucho más irascible y sensible, y la inquietud, la sintonización del pezón, y esa excesiva demanda se me hacen un mundo.

La guinda del pastel, es que como estamos ovulando, nuestros pezones están más sensible y el malestar durante esas interminables y espídicas tomas es importante.

Hasta que empecé a hilar cabos, y a saber lo que ocurría, tenía unas agitaciones brutales, presa de mi desesperación y la angustia que provoca no saber lo que está pasando.

Y es que al principio, pensé que eran las crisis de los 9 -12 meses, pero cuando fueron pasando y seguía repitiéndose el patrón mes a mes, confirmé que se trataba de otra cosa.

¿Qué es lo que sucede en nuestra lactancia cuando estoy ovulando?

Durante unos 5 o 6 días, con puntos más o menos álgidos, la situación siempre suele ser similar a esta:

  • La demanda aumenta, en ocasiones de manera brutal. Muchísimas más tomas, especialmente las nocturnas, tomas que se alargan hasta el infinito, incluso noches de “no soltar el pecho”.
  • Mi hija mama de manera muy inquieta. Cambia constantemente de pecho, como si de una crisis de lactancia se tratara.
  • La sintonización de pezón se vuelve muy exagerada. Se pasa las horas retorciéndome los pezones y estrujando el pecho, a un ritmo muy frenético.
  • Al tener los pezones más sensibles, todo me molesta más, y pierdo la paciencia más fácilmente.
  • Hace muchas más cacas. Yo pensaba que era porque al estar más al pecho, comía más… pero luego veréis lo que acabo de descubrir.

Todo esto sucede por una serie de razones, que una vez las conoces, todo cobra sentido y muchas cosas que no entendías encajan de repente.

  • No está demostrado, pero muchas madres refieren que durante o justo antes de la regla, su producción de leche disminuye. Si os paráis a pensarlo, la actitud que os he descrito es la de una crisis de lactancia en la que es necesario aumentar la demanda.
  • Es probable que el sabor de la leche cambie durante estos días, siendo un poco más salada, algo que pueden notar y puede incomodar a nuestros bebés.
  • El aumento de estrógenos y progesterona hace que tengamos los pezones muy sensibles.
  • Hacia el final de esta fase, durante la menstruación, nuestros hijos hacen más caca porque el aumento de progesterona puede causar un mayor movimiento intestinal.

No sólo me pasa a mi.

Después de dos o tres meses confirmando lo que ocurría, pregunté en el grupo de apoyo a la lactancia si a alguien más le pasaba lo mismo que a mi.

De repente, a muchas nos encajaba lo que estaba ocurriendo, y descubrimos que nos pasaba a muchas de las que estábamos de nuevo con la regla.

Hoy en día, cuando una amiga me viene con el “cuadro de síntomas”, no dudo en preguntarles si es posible que estén ovulando… y no suele fallar.

Si tu también has tenido estos “síntomas” y no lograbas encontrar la causa, si te está pasando, haz cálculos y valora si es posible que estés ovulando… o que estés embarazada.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: