aula de un cole infantil
Conciliando Crianza Maternidad

¿Hemos elegido cole!

Por

Ha llegado ese momento que supone angustia y emoción a partes iguales para los padres. El año que tu bebé ya no tan bebé cumple 3 años… y te toca buscar cole. Panic.

Photo by Charisse Kenion on Unsplash

En este post os voy a contar que puntos han sido para nosotros importantes (o no) a la hora de buscar cole para la peque, y dejar atrás la época de la “guarde”.

Los puntos de baremo

Los puntos del baremo, esos que dan tantos dolores de cabeza a padres de grandes ciudades. No diré que en nuestra ciudad no son importantes, porque lo son, pero a nosotros no nos agobian mucho (de momento).

Por un lado, el primer cole que tenemos en la lista de preferencias no tiene una alta demanda, por lo que nos han asegurado que, aunque en ese cole no tengamos apenas puntos de baremo, no va a haber problemas para entrar.

Y en nuestra segunda opción, si tenemos más puntos de baremo porque está en nuestra zona de influencia y además contamos con puntos por ser el antiguo cole de SantoPadre.

La ratio

No, no me refiero a lo de la FM y la AM. Me refiero a la cantidad de niños por aula, que para muchos es como algo totalmente desconocido hasta que les toca “sufrirlo” en sus carnes.

Y es que para mi gusto, la proporción de niños por aula, y ya no digamos niños por profesor, que tenemos en España es una burrada.

El cole que hemos elegido tiene una media de 15 niños por aula, lo que hace que su pequeño tamaño no lo resulte tanto, y además en preescolar cuentan con una monitora de apoyo, lo cual disminuye a la mitad la proporción de niños por adulto.

¿Público? ¿Privado? ¿Concertado?

En este punto, los privados estaban descartados desde (casi) el principio, tras ver que no había manera en la que nos podíamos permitir pagarlo.

En cuanto a que fuese público o concertado, nos daba un poco igual. Era para nosotros mucho más importante que cumpliera con el resto de los puntos.

Lo que si os tengo que contar es que yo pensaba que todos los colegios concertados eran religiosos, y he descubierto que no es así.

Religioso, aconfesional o laico.

Este punto para mi es muy importante, pero es posible que si las cosas no salen como queremos, tenga que ceder en él.

Desde el principio tenía claro que no quería un colegio religioso (en el que la asignatura de religión fuese obligatoria), puesto que en casa no practicamos la religión (cristiana) y yo me considero agnóstica.

No voy a negar la existencia de la religión, pero esa parte cultural, muy presente en nuestra zona, la va a tener por parte de su familia así que lo considero más que suficiente.

El cole que hemos elegido nosotros nos gusta mucho, porque trata la religión como algo íntimo, de cada familia. Como algo cultural de lo que se puede participar como meros espectadores o como protagonistas, pero que no influye en la vida escolar.

Gestión emocional: pañal, adaptación, gestión de conflictos.

Aunque parecen puntos muy diferentes, para mi todos confluyen en el mismo concepto: el respeto hacia el niño y poner el foco en la educación emocional.

El tema de la retirada del pañal y la gestión de conflictos han sido las 2 principales preguntas que hemos formulado en los coles, y la respuesta obtenida ha sido determinante en la valoración del resto del cole.

Estos puntos son importantes porque en nuestra zona hay una amplia variedad de “sistemas” que van desde el respeto absoluto a la evolución de cada niño y sus diferencias, hasta la obligación de cumplir el mismo estándar en una época donde la diferencia evolutiva de los niños es abismal. Y humillar a los niños de paso… sobra que diga que esos coles están más que descartados.

Por eso hemos elegido un cole en el que se entiende que cada niño entra con una evolución diferente y con un control de esfínteres diferente, en el que se educa en valores y en emociones, en el cual hay un amplio periodo de adaptación que además es ampliable en caso de necesidad, y los conflictos entre compañeros se entienden como lo que son en cada etapa.

¿Trabajo por proyectos? ¿Temarios?

Hoy en día hay cantidad de sistemas educativos y herramientas para darlos. Que si proyectos, que si alumnos tutelados, pizarras digitales, educación multitemática…

En nuestro caso, lo que más hemos valorado, más allá del tipo de método que van a usar, es donde ponen los profes el foco. El cole que nos ha enamorado se centra en fomentar el espíritu de aprendizaje y de investigación de los niños, en fomentar su autonomía y autogestión, y en animar a los niños a desarrollar todos sus potenciales, fomentando sus fortalezas y apoyándoles en sus flaquezas.

En infantil trabajan jugando, en los primeros ciclos de primaria se trabaja por proyectos intermateria, y lo que más nos gustó fue uno de los métodos que usan en finales de primaria y la ESO, que es el sistema Flipped Classroom, en la cual se propone un tema a los alumnos, que han de realizar un trabajo sin más información que la que ellos mismos busquen, y a posteriori en clase se resuelven dudas y se esclarecen los temas.

Que pasa con el comedor…

El comedor en nuestra ciudad no es poca broma, y aunque nosotros no tengamos pensado hacer uso (habitual) del mismo, siempre viene bien saber con qué puedes contar.

El cole que hemos elegido no tiene comedor como tal, y de esto ya os hablaré, pero a mí me ha resultado positivo. Cuentan con un aula comedor, y el proveedor de comida es un asador que está puerta con puerta con el cole. El cole no oferta comedor como tal, sino que actúa como intermediario, y esto es un plus porque puedes decidir dejar a los peques en el comedor por días, y se avisa en el mismo día, por lo que, si te surge un imprevisto y se tiene que quedar, no hay problemas.

Y os digo que es importante en nuestra ciudad, porque los coles que si tienen comedores homologados contratan los servicios con grandes empresas de catering (como les obliga la junta) y ha habido 3 colegios públicos que han estado hasta enero sin comedor escolar por la quiebra de una de estas empresas, sin solución alguna.

Un cole para las familias.

Cada día son más los coles que se abren al exterior y que abren las puertas a los padres para hacerlos partícipes, no sólo de las fiestas y guateques de fin de curso, que está muy guay pero bueno, si no para involucrarles en la educación de sus hijos.

Esto no sólo es beneficioso para el colegio y sus alumnos, sino para todas las familias, que no olvidan así el rol más importante que contraen al ser padres: educar.

El hecho de que el cole elegido sea de familias para familias, a mi me ha acabado de “comprar” … y bien saben mis amigas que a nosotros nos van los “fregaos”, y eso de que puedas ayudar en el cole, pues que queréis que os diga, está muy guay.

El marketing

Finalmente, y aunque suene banal a la hora de escoger un cole, para nosotros el “marketing” del cole era muy importante.

Que un cole se moleste en tener una buena cara, se preocupe por tener una web decente, actualizada y con buenos recursos, que tengan una comunicación hacia el exterior accesible, es para nosotros importante, porque además de demostrar interés por sus futuros alumnos, se nota un cuidado por lo estético, que a mi personalmente me atrae mucho por mi carácter profesional.


Si te gusta lo que lees en este blog, puedes suscribirte a la derecha, y estaré encantada de leerte en los comentarios.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: