CategoríaConciliando

Viajar con niños pequeños

Después de nuestra odisea anual que supone visitar a la familia en Cataluña, a casi 800 kilómetros de casa, os vengo a contar nuestros mierdiconsejos infalibles (ya te gustaría maja…) para viajar con niños pequeños y casi no morir en el intento.

Seguir leyendo

Mi hija no ha ido a la escuela infantil… hasta ahora.

En el post de hoy voy a tratar un tema que no deja indiferente a nadie, y para el cual siempre hay algún conocido o desconocido que tiene algo que opinar a favor o en contra: llevar a tu hijo a la escuela infantil.
Y es un tema que ha sido y será muy difícil y duro para mí, tomáramos la decisión que tomáramos.

Y es que si tu vas por la calle o estás en el parque en un horario escolar, con tu bebé de 12-15-18 meses (o más que aparenta mi pequeña gigante), siempre habrá quien se sorprenda. Por qué estamos muy acostumbrados a que en ese horario, si un bebé no está en la escuela infantil, está en su casa enfermo, o va de paseo con sus abuelos o cuidadores… no con su madre.

Seguir leyendo

No estoy a tu plena disposición – La no conciliciación

Para este post os traigo el tema estrella en la maternidad y la razón de ser de este blog:  la conciliación… o la no conciliación.

Pero antes de dejaros mi reflexión os voy a poner en antecedentes, por si sois nuevos aquí, y os voy  a explicar el porqué de mi “rant” de hoy.

Seguir leyendo

Enseñar la teta en público.

Enseñar la teta o la necesidad de normalizar la lactancia.

Soy mujer. Eso es algo obvio a la vista.
Tengo pecho.
Como la inmensa mayoría de mujeres.

Seguir leyendo

La suerte de ser madre a tiempo completo.

El post de esta semana iba a ser muy diferente, pero hoy he vuelto a reflexionar sobre un tema del que os quiero hacer pensar y reflexionar: la suerte de trabajar desde casa y criar a mi hija en casa. Suerte… ¿Realmente lo podemos llamar tal cosa?

Seguir leyendo

A veces se me olvida que soy madre.

Algunos días, cuando miro a mi alrededor y mi vida parece un desastre, se me olvida que soy madre.

Cuando miro a mi alrededor y mi casa parece un campo de batalla y el polvo y las “manolitas” me devuelven la mirada, me pregunto cómo puedo ser tan desastre, como es posible que tenga la casa tan mal organizada…

Seguir leyendo