Mamá dando el pecho con una camisa normal, sin ropa de lactancia
Lactancia Productos

Dar el pecho sin comprar ropa de lactancia

Por

En este post os voy a contar como me las he apañado durante casi tres años para dar el pecho sin comprar nada de ropa  de lactancia (sujetadores aparte).

¿Por qué no he querido comprar ropa de lactancia para dar el pecho?

Antes de contaros que tips os doy yo para dar el pecho sin tener que invertir en ropa de lactancia, os voy a explicar porqué para mi esta decisión era importante.

Como os he contado en el blog y por redes en alguna ocasión, nosotros teníamos claro cuando me quedé embarazada que solo íbamos a tener un bebé. Un solo embarazo, una sola lactancia.

Si esto lo sumamos a que ya de por si no me gusta gastar mucho dinero (ni recursos naturales) en ropa que no vaya a usar mucho, tenemos la receta perfecta para mi decisión.

Y es que si bien es verdad, que en el embarazo al menos los básicos tienes que comprar, en la lactancia te puedes vestir con tu ropa habitual, ropa de temporada, sin renunciar a seguir las tendencias y aún así poder dar el pecho.

Es una manera perfecta de ahorrar dinero en una etapa donde vas a tener que gastar mucho en cositas para el recién nacido y es la fórmula ideal para no acabar con una pila de ropa premamá (a precios astronómicos) que se queda ahí para regalar o donar (con suerte).

¿Qué alternativas tenemos para dar el pecho sin tener que comprar ropa de lactancia?

Pues lo más importante y casi lo único que debemos tener en cuenta es que la ropa que nos pongamos nos permita un fácil acceso al pecho. Era lógico, ¿verdad?

En el verano es tan sencillo como optar por camisetas holgadas que nos podamos subir y darle el pecho, pudiendo incluso aprovechar ese “extra” de tela para taparnos un poco el pecho si no le necesitamos.

Más abajo os enseñaré tipos de blusas, camisas y vestidos que son bastante teta friendly (dependerá un poco de vuestro tamaño de pecho y su elasticidad).

Pero sin lugar a dudas, si no queréis enseñar mucha de esas chichas que nos toca abrazar como nuestra en el postparto, os recomiendo el tip estrella, hagas lo que hagas:

La camiseta de tirantes, la mejor aliada para tu lactancia.

Puede ser una camiseta de lactancia, en H&M o C&A venden modelos de buena calidad en packs ahorro por un módico precio, pero yo me fui un paso más allá y directamente compré las camisetas de tirantes más baratas que vendían en Alcampo. Si, en el hiper.

1 camiseta negra, 1 camiseta beige y 1 camiseta blanca. Y ya tenía todo lo que necesitaba. Por 4 euros la unidad, en 3 años apenas he tenido que reponer la blanca y la negra una vez, que son las que más uso.

La idea es que busquéis una camiseta de tirantes con escote amplio y elástica, que os permita bajar el escote por debajo de uno de los pechos, y así al levantar la prenda de ropa que os pongáis encima, solo se verá un poquito de carne tapada por la cabecita de nuestro bebé.

Camisetas holgadas, la prenda estrella para la lactancia y el postparto.

Las camisetas oversize siempre han sido mi elección a la hora de vestirme con buen tiempo, porque no me ha gustado nunca la forma de mi barriga, y de esta manera pasaba desapercibida.

Por ello, tenía las camisetas perfectas para el postparto. La camiseta de tirantes interior era la sujeción perfecta para todo aquello que de repente tenía otra forma a la que no estaba acostumbrada, y la camiseta fluída por encima, me daba la tranquilidad de no enseñar chichas.

Si sois más de camisetas ajustadas, probad a buscar camisetas de cuello muy amplio, pero tened en cuenta que al no venir preparadas como la ropa de lactancia, los cuellos se os darán de si rápidamente.

Las camisas de botones, tus mejores amigas.

En mi caso, las camisas ya me gustaban antes de convertirme en mamá y no dude ni un segundo en hacerlas mi alternativa perfecta a la ropa de lactancia que podemos encontrar en las tiendas.

Me parecen mucho más estilosas y versátiles que las blusas de lactancia que venden a precios inflados en las grandes superficies.

Y es tan sencillo como ponernos nuestra camiseta de tirantes debajo, y ponernos una blusa amplia, donde nos quepa el pecho congestionado y la barriga de recién parida. Yo el primer mes tuve que echar mano de un par de camisas de una talla mayor a la mia, y podría haber cogido alguna camisa de mi chico.

Pero a partir del primer mes ya me pude volver a poner mis queridas camisas de siempre. Reitero que a mi me gusta un estilo holgado en la parte superior, por lo que no fue algo complejo de alcanzar.

Blusas cruzadas o con escote pronunciado, mejor que otra ropa de lactancia.

De este tipo de blusas yo no tenía, pero os voy a dejar algunos ejemplos de camisas de temporada en Zara que os podrían valer perfectamente para dar el pecho. Como decíamos antes, camiseta básica (o más monina, pero con acceso fácil al pecho) debajo, y ya tienes tu ropa de lactancia de última temporada.

Los vestidos, también con botones o cruzados.

Recuerdo que especialmente al principio, que salir de casa suponía tener que dar una media de 2 a 20 tomas de pecho, ponerme vestidos me angustiaba lo más grande.

Todo lo que veía que me gustaba tenía cuello alto hasta las orejas. Pero poco a poco fui teniendo ojo para encontrar aquellas prendas que pudiera ponerme y sacarme una teta en un momento dado para dar el pecho.

Mi mayor problema con la ropa de lactancia para eventos más formales, es que o bien los vestidos para estas ocasiones son inexistentes o impagables. Te tienes que plantear ir a la boda de tu prima con el vestido con el que vas a comprar al mercado ecológico, o tienes que dejarte 100 euros para salir una noche con los amigos.

Opcinoes de vestidos y monos de Zara que pueden ser perfectamente teta-friendly.

Así que lo mejor al final es buscar vestidos con botones, camiseros o cruzados, que te permitan un acceso temporal al pecho sin tener que hipotecar un riñón para comprar ropa de lactancia mona en Asos.

Los jerséis holgados o abiertos es toda la ropa de abrigo que necesitas para tu lactancia.

En este caso volvemos a los mismos conceptos de antes. O abierto de par en par, como un cardigan o una blazer que están ahora on trend, o bien un (amado) jersey amplio que te permita subírtelo hasta el pecho.

¡Y problema soluiconado!

Si sois más bien de jerseys ajustados, siempre podéis seguir el mismo consejo que con las blusas y buscar ropa de punto con botones, cruzada o con un escote muy prounciado.

Y de esta manera, amigas mías, podemos tener un armario perfectamente teta-friendly sin dejaros un dineral y con ropa que es posible que encajen mejor en vuestro estilo (al menos en el mio).

Si tenéis más truquis, no dudéis en comentarlo para que todas tengamos más ideas.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: