Mano de niño pintando con ceras en primer plano para el post han cambiado a mi hija de clase en la escuela infantil
Crianza Maternidad

Han cambiado a mi hija de clase en la escuela infantil.

En este post os hablo de la razón por la cual han cambiado a mi hija de clase en la escuela infantil, porque no me gustó la idea de primeras y porque ahora estoy tan encantada con la decisión de la guardería.

Por

En el post de hoy vengo a hablaros de porque han cambiado a mi hija de clase en la escuela infantil y por qué me alegro tanto de ello

A mitad de curso han cambiado a mi hija de clase en su escuela infantil.

Con este título os podéis esperar alguna historia truculenta, pero nada más lejos de la realidad.
El hecho es que no sólo han cambiado a mi hija de clase en la escuela infantil sino que han cambiado a la mitad de sus compañeros a esa misma clase
Lo que empezó siendo una clase de unos 15 niños en septiembre ahora ha pasado a ser una doble clase de 8 niños cada una, con la nueva incorporación de una pequeña

¿Cómo era la clase de mi hija antes de que la cambiaran?

Que podía ser que cambiaran a mi hija de clase era algo que ya habían avisado al principio de curso en la escuela infantil
En un principio las clases de la escuela infantil se organizan por año de nacimiento y mi hija compartía por tanto clase con todos los niños que nacieron entre enero y diciembre de su mismo año.
Esto es algo que en el primer año de vida y a partir del tercer o cuarto año es una diferencia en ocasiones importantes pero no muy exagerada
Pero en el curso que está, de 1 a 2 años, me parece que es una diferencia inmensa la que existe entre los más mayores, como mi hija, y los más pequeños de la clase

Teniendo esto en cuenta en la clase de mi hija convivían niños de 9 meses con niños de 21 meses. A estas alturas de crecimiento es una diferencia brutal ya que en la misma clase tienes a bebés muy bebés y a niños bebés que ya pueden andar y que incluso están dejando el pañal

Han dividido la clase en dos porque la situación era insostenible.

Como decía, que mi hija estuviera en una clase o en otra era algo que ya nos habían avisado desde el principio de la escuela infantil
De hecho es algo que me ha extrañado que hayan tardado tanto en hacer ya que lo considero muy lógico que, especialmente en esas edades, a los niños se los divida en más mayores y más pequeños y especialmente por nivel madurativo.

¿Porque al principio no me gustó la noticia de que habían cambiado a mi hija de clase?

Pues la primera y casi que la única razón por la que no me gustaba que mi hija la hubiesen cambiado de clase en la escuela infantil era por su seño.

Y es que todas las seños de ese cole son maravillosas, son atentas, están bien formadas y son un amor.
Pero como toda la vida hay personas que tienen ese extra, que son un poco más especiales, y su sueño era de esas personas.

Porque me alegro tanto de que la hayan cambiado de clase.

Por sus compañeros.

Pues lo primero y principal por la seguridad de sus compañeros. Y es que viendo la jugar con sus peluches, me asustaba cómo podría estar tratando a sus compañeros más pequeñitos.

A estas edades, por desgracia, les cuesta distinguir a un amiguito de un juguete y me consta que a los más pequeñitos a hacer los trataban un poco como a muñecos.

Por la comida.

Lo siguiente que me ha encantado es que tienen más libertad a la hora de comer y les dejan que coman solos, con un poquito de supervisión.

Por razones de logística en su anterior clase era la seño que les daba de comer y tiene toda la lógica del mundo, pero claro lo que es mejor para la clase no siempre es lo mejor para tus hijos.

Ahora por fin les dejan comer solos, con sus propias manitas, que es algo que prefiero. Estaba claro, en esta casa somos de Baby Led Weaning y de darles autonomía a los niños. Pero está claro que en la clase que antes estaba, no era muy factible por logística.

Por las actividades que hacen.

Al final, en una clase con una diferencia madurativa tan grande, las actividades tienen que estar repartidas entre las edades, y para atender a las necesidades de los más pequeños, no se centran al 100% en las de los más mayores.

Al final con los más pequeños de la clase se sigue relacionando a ciertas horas , y el resto de horas está con compañeros con los que apenas se lleva unos meses y con los que está en igualdad de condiciones (y no de superioridad).

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: