4 niñas pintando en una pizarra, evocando la adaptación a la escuela infantil
Conciliando Crianza

La adaptación a la escuela infantil. Nuestra experiencia.

Por

Para el post de hoy vengo a contaros como nos fue y nos está yendo en la escuela infantil, y como pasamos el trago de la adaptación a la escuelal infantil.

Nuestra entrada y adaptación a la escuela infantil: a una edad poco común.


Nuestro caso es hoy en día un poco inusual, ya que la mayoría de padres o bien se ve obligado a llevarlos mucho antes a la escuela infantil, o si han decidido criar en casa, no los llevan hasta más tarde.
En nuestro caso, empezó a asistir a la escuela infantil con 20 meses, que por suerte es una edad ya en la que depende físicamente mucho menos de nosotros especialente en el tema de lactancia materna… pero que ya es lo suficientemente grande como para que se enteren de todo, algo les guste o no, y lo manifiesten.

Esta segunda parte lo hace un poco más angustioso para nosotros, porque ya se percatan de todo, está la crisis de apego de los 2 años ya sobrevolando nuestras cabezas y puede ser un trago complicado de llevar. Sobre todo para nosotros, los padres.

¿Como es la adaptación a la escuela infantil en nuestro centro?

Pues no entraré a valorar si el sistema de nuestro centro es bueno o malo, mejor o peor que en otros centros, porque creo que cada niño es un mundo y es imposible que exista un método único válido para todos.
Una adaptación no será buena para todos los niños, y por ello es necesario encontrar la que encaje con la mayoría y que esta adaptación tengo algo de flexibilidad.

En nuestra escuela infantil, está estipulado que los dos primeros días entren 2 horas al cole, sin mochila ni material educativo, ya que van solo a jugar. El tercer día el horario se amplía al horario mínimo (que es el que tiene ella), y a partir del cuarto día se abre la posibilidad de ir en horario comleto (con aula matinal y aula de tarde) y empieza el servicio de comedor.

Lo que hacen muy bien, es que estas pautas, se pueden adaptar en función de como está yendo el comienzo de curso para cada niño en particular. Si tu peque no se acaba de adaptar, aunque los horarios de entrada y salida, son bastante estrictos (dentro del margen de minutos de entrada y salida, que son muy amplios), valoran saltarse esas normas para casos específicos en los que un peque no acabe de adaptarse con facilidad a la escuela infantil.

Nuestra primera adaptación a la escuela infantil.

O a cualquier cosa que no fuese estar con mamá en casa.

La realidad es que nuestra adaptación al colegio ya partía con algunos puntos en contra, ya que la decisión de llevarla a la escuela infantil había sido muy tardía y precipitada. Por tanto la reunión con la seño había sido más bien rápida, y no habíamos tenido ocasió

n de ver la escuela infantil con anterioridad. No habíamos pasado un proceso largo de adaptación y no la habíamos anticipado durante mucho tiempo.

He de reconocer que yo estaba super nerviosa y pude influir en su estado de ánimo. No la habíamos preparado demasiado para el momento del cole, y aunque si le hablábamos de manera muy positiva de ello, se notaba mi anticipación.

Los primeros días siempre son complejos.

El primer día, como me esperaba, se pasó las 2 horas completas llorando. Desde que entró hasta que salió. Su seño, que me la sacó en brazos me dijo que había dejado de llorar un rato, pero poco antes de la hora de salida había vuelto a llorar.

Se me partía el alma, y de repente me cuestionaba la decisión de haberla llevado a la escuela, o de si habíamos elegido la escuela infantil correcta.

Miedos de novata y primeriza.

Siempre haciendolo todo más dificil.

El segundo día, lloró menos y la seño me dijo que había estado algo mejor. Era algo positivo de escuchar, pero aún así yo seguía muy nerviosa y angustiada. Porque seguía entrando y saliendo llorando a moco tendido y gritando mamá. El corazón en un puño.

No obstante, como debe ser, yo le hablaba de manera muy positiva de camino y de vuelta de la escuela infantil.

El tercer día decidimos mantener el horario reducido, a diferencia de los niños que si lo llevaban mejor, y lo mantuvimos así toda la semana. Y la cosa fue mejorando, aunque seguía entrando algo reticente y su seño me decía que lloraba un poco en clase.

Entrada a la misma hora exacta.

Uno de las cosas que creo que influyeron en ese ánimo en la adaptación a la escuela infantil era que en el periodo de adaptación, todos los niños entran y salen a la misma hora exacta. Te juntabas con al menos otros 10 o 12 niños, muchos de ellos llorando, y al final se contagiaban unos de otros.
Nuestra escuela infantil tiene un horario de salida y , especialmente, de entrada muy amplio. A la entrada hay 1 hora de margen para enrar, y a la salida 30 minutos. Esto hace que por la mañana a la entrada apenas coincidas con otros niños, y a la salida con unos poquitos más. Pero no te juntas con 12 niños llorando como almas en pena, y evtas mucho ese efecto contagio.

Poco a poco iba mejorando la cosa, en esos días en que su horario pasó a ser el habitual, iba llorando cada vez menos, pasaba los días mejor en clase. Yo procuraba llevarla el horario justo, a costa de mi horario laboral, para que se adaptara lo más paulatinamente posible.

Llegó nuestro primer virus de la escuela infantil.

Y nos tuvimos que quedar en casa. Vuelta a la bipolaridad. Necesitaba ese tiempo de trabajo, pero se me partía el alma de verla malita.

Y el gran temor.

Ahora que por fin parecía que íbamos encaminando la adaptación a la escuela infantil… se echaría a perder todo?

Dos días más tarde, estaba lo suficientemente bien para ir a clase, y como el trabajo se me acumulaba, decidí llevarla de nuevo. Esperando que hubiésemos vuelto a la casilla de salida, y entrar en la escuela infantil fuese otra vez drama.

¡SORPRESA!

Le puse la mochila, me despedí de ella como todos los días, abrieron la puerta… y entró ella sola, se giró, me miró con cara de aprobación y se marchó sin saludar.

Me quedé toda loca. Había sido mágico.

Empezó a entrar a la escuela sin miedo ni lloros. No diré que contenta, porque es hija de su SantoPadre y el humor es algo que les cuesta arrancar, pero entra tranquila y con ganas. De hecho la mayoría de días sale pitando y ni se despide de mi.

Los primeros días que pasó esto, me inundó la bipolaridad maternal esta, de sentir un profundo alivio por ver que por fin estaba contenta en la escuela, pero mosqueada por ver que tan rápido se “olvidaba” de mi.

Pero a día de hoy, es todo un alivio pensar que puedo tener una jornada medio fija de 4 horas para trabajar, y puedo disponer de la tarde en familia, y solo tengo que trabajar en momentos muy puntuales. Por fin, estamos siendo la familia que queríamos ser.

Adaptación completada.

Creo que a día de hoy puedo decir que está perfectamente adaptada a la escuela infantil.

La rutina de vestirnos y prepararnos para ir a la escuela infantil aún se nos hace un poco cuesta arriba, pero una vez que llega a la escuela, pasa el día muy bien, tiene su grupito de amigos y disfruta mucho de las actividades.

Las webcams.

Una cosa que no había mencionado en su día, es que nuestra escuela infantil cuenta con cámaras durante parte del horario lectivo, para ver que tal están los peques y que hacen.

Es un servicio que apenas uso, la verdad, porque cuando vuelvo a casa suelo ponerme a trabajar sin parar, y para la hora en que bajo el ritmo y bajo a hacerme un café ya ha pasado el horario de emisión.

Pero es muy bonito verla en clase, jugando con sus compañeros, sentada leyendo…

Y entiendo perfectamente que tarden 1 mes en encederla, tras el comienzo del curso. Porque lo mismo que mi hija, primeras semanas aparte, se ha adaptado muy bien muchos de sus compañeros han tardado más en aceptar esta situación. Esas primeras semanas todos necesitan adaptarse, niños y educadoras, y no suele existir una rutina fija de actividades como tienen el resto del año.

Ahora que por fin están todos adaptados, podemos verlos jugar en clase, leyendo cuentos, en inglés o durante el almuerzo.


¿Vosotros como habéis llevado la adaptación al cole? ¿Como es la adaptación a la escuela infantil en vuestro centro?

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: