Hoy os traigo de nuevo un sello de calidad de Madresfera a mi manera (vamos, que no pude participar en el carrusel de posts), en concreto os voy a hablar de los pañales de Dodot, entre ellos los Dodot Pants y del sistema de canales de aire que formaron parte de dichas campañas.

Pañales Dodot, los pañales que nos han acompañado desde el primer día.

Creo que nadie puede poner en duda que Dodot es la marca más conocida de pañales desechables.

Para nosotros era una apuesta segura, que además nos daba mucha tranquilidad, porque es prácticamente la única marca que se puede encontrar en TODOS los supermercados.
Es la que habían usado con mi sobrina durante bastante tiempo, y como no teníamos más experiencia que esa, optamos por comprar esos pañales desde el principio.

Dodot Sensitive, los pañales para las pieles más delicadas.

Para los primeros pañales, le compramos los pañales de la gama Sensitive. Son la gama para recién nacidos, creados para las pieles más sensibles y delicadas de los bebés recién llegados al mundo.

Como sabíamos ya desde la ecografía de las 35 semanas que no iba a ser una bebé pequeñita, creo recordar que le compramos la talla 1 de pañales. Esta talla va de los 2 a los 5 kilos, y cabe decir que a las 2 semanas de vida ya le estábamos comprando la talla 2 de pañales Sensitive porque nuestra peque nació con nada menos que 4, 12 kg… De hecho, esa fue la talla que le pusieron en el hospital.

Pero tenéis pañales desde la talla 0, para bebés de menos de 3 kilos, hasta la talla 3 que va desde los 4  alos 10 kilos.

Bebe tumbada en un cambiador con pañal Dodot sensitive

Nosotros, al cabo de los 2 meses, con una pequeña tan movida e inquieta pasamos a una nueva gama de Dodot.

Nos parecía que ya era momento de dejar atrás los pañales para piel más delicada, no sin miedo a que podría pasar y si le harían reacción.

Habíamos tenido un problema con las caquitas a las pocas semanas de nacer, el culito se le ponía rojo y encendido y nos asustamos mucho, porque precisamente habíamos comprado todo de la gama Sensitive para evitar este problema.

Las toallitas fueron nuestro mayor enemigo en los comienzos.

Tras consultar con la pediatra, nos recomendó hacer un uso mínimo de toallitas para el culo, ya fueran para pieles delicadas o no. Así que dentro de casa, usábamos (y seguimos usando) toallitas de tela y agua, que lavamos regularmente en la lavadora. Las toallitas las usamos desde entonces únicamente fuera de casa, ya sea un rato o durante unas vacaciones. Y parece que no hemos vuelto  a tener el problema, pero preferimos usar en casa la opción más respetuosa con su piel.

Dodot Activity, los pañales para los niños más activos…

que no nos convencieron mucho.

De los pañales Sensitive, pasamos a los 3 meses, a los pañales Activity de la talla 3. Nos pasamos a esta gama porque imaginábamos que las fugas serían mucho menos y eso es algo que con un bebé de pecho, que hace caquitas muy líquidas, se hace muy necesario.

Y no nos acabaron de gustar. A ver, que cumplir su función la cumplen, y cumplen los requisitos que os comentaré más adelante que nos hacen seguir confiando en Dodot para nuestra elección de pañales.

Paquete de pañales Dodot activity junto con pack de bodies

Pero las fugas las aguantaban igual de bien o mal que los Dodot más básicos, y el precio no es comparable. Y con algo que se gasta tanto, se agradece ahorrar.

Así que con mucho miedo, por los problemas que habíamos tenido con la piel, nos pasamos a la opción más económica que ofrece Dodot.

Dodot Bebe-Seco, la gama básica de Dodot, nuestra mayor aliada.

Como os comentaba, enseguida decidimos probar la gama Bebe-Seco, que entre otros nos había recomendado Marta , y ha sido un éxito desde entonces.

Son unos pañales mucho más económicos que los Activity y a nosotros nos ha rendido perfectamente. Empezamos con la talla 3, que va de 5 a 10 kilos, allá por los 3 meses de vida de nuestra pequeña Intensita. Y hemos llegado hasta la talla 5, que va de los 12 a los 17 kilos.

Cuando pasamos a esta última talla, nuestra pequeña aún no tenía los kilos para los cuales está indicada esta talla, pero al igual que su madre, esta peque tiene los muslos muy gruesos  y los pañales de su talla le hacían rozadura a la altura de los cierres.

Decidimos pasar a la siguiente talla, para ver si el problema se solventaba, pero no fue así.

Probamos con alguna otra marca que nos habían recomendado, como la marca del Aldi, pero no nos gustaron nada. Una vez que pruebas los pañales Dodot y su nuevo sistema de canales de aire, el resto de pañales (que hayamos probado nosotros de momento) dejan muchísimo que desear.

Dodot Pants, la solución a las rozaduras. Y los niños inquietos.

Una vez más, gracias a Marta, poco antes de que Madresfera lanzara la campaña para promocionar la gama de Dodot Pants, hablando con ella y comentandole nuestro problema, me recomendó probar esta gama de pañales.

Son muchísimo más caros, no os voy a engañar, pero nos han solucionado por completo el problema de las rozaduras y no puedo estar más contenta con ellos.

Y si, como bien anuncian en su campaña, el hecho de cada día sea más complicado cambiar a la peque porque no se está quieta ni un segundo, han hecho de estos pañales nuestros favoritos.

Ahora mismo, que hemos empezado el cole, tenemos un sistema instaurado en el que usamos 3 tipos de pañales diferentes, para cada momento del día. En el cole, como la cambian muy a menudo, seguimos usando los Dodot Bebe-Seco, de momento aún en la talla 5. A la hora de dormir y los fines de semana, cuando pasa más tiempo en casa y suele ir más despelotada ahora que aún es verano, usamos los pants. Ha aprendido a quitarse los pañales de cierre tipo “velcro” y en cuanto te despistas, está en pelotillas corriendo por la casa. Y para el resto de momentos, usamos otros pañales de los cuales os hablaré en otro post futuro.

Dodot Pequeños Luchadores

Como os comentaba antes, nuestra pequeña gigante nacida a término, fue un bebé inmenso, de más de 4 kilos y 55 centímetros.

Pero no todos los papis tienen esa experiencia, y hay familias que empiezan con una lucha muy importante por salir adelante.

Dodot no es ajeno a estos pequeños luchadores, que batallan desde el momento que vienen al mundo y han creado un pañal especial para prematuros que van a donar a los hospitales para que estos pequeños héroes tengan un pañal adaptado a su tamaño y sus necesidades.

Lo que más nos ha gustado de Dodot.

Se anuncian como pañales de gran calidad, y cumplen lo que dicen.

Ya desde el principio, con el antiguo sistema de Dodot nos gustaban mucho, pero desde que sacaron todos los pañales con el sistema de canales de aire de la que hablaron los blogueros gracias al sello de calidad de Madresfera, no podemos estar más contentos.

Realmente al tacto se quedan casi secos, no son como otros pañales que se notan muy húmedos al poco de hacer pipí, ya sea mucho o poco.

Si aguantan las cacas mucho rato no lo se, porque se las cambiamos de inmediato o si no se le pone el culo super irritado. Eso si, después del pipí de la noche, que en el caso de nuestra peque es muy grande, no aguantan además una caca encima… pero es que eso ya es mucho pedir para cualquier pañal.

Además, en cuanto se mojan los pañales, la humedad se queda muy bien repartida, de manera compacta y uniforme, cosa que no hacen otros pañales. Si has probado Dodot, no hay otro pañal que te parezca a la altura.

Los puedes encontrar en cualquier sitio.

Este punto para nosotros es fundamental. Como ha ido cambiando tanto de talla, nunca nos hemos atrevido a comprar con mucha previsión o en grandes cantidades, por temor a quedarnos con docenas de pañales sin usar. Después de no saber que hacer con montañas de compresas post-parto y discos de lactancia, no queremos volver a tener fungibles de sobra que no nos valen para nada.

Por tanto, necesitamos un producto que se pueda adquirir en cualquier lado, ya que nuestro sistema de compra es muy peculiar y pasa por comprar en 2 supermercados diferentes en semanas alternas. Una semana compramos en Alcampo, y la otra en Lidl. Solo hacemos la compra una vez  a la semana, y no están precisamente cerca, así que el hecho de tenerlos también en pequeños supermercados de barrio, es vital para pequeños descuidos en la previsión del stock hogareño.

 Lo que nos gusta menos de los pañales Dodot.

Son caros. Mucho más caros que la mayoría de la competencia.

Si amigos, esto es innegable. Cualquier padre o madre que haya estado delante del lineal de pañales con su calculadora verá que esto es obvio.  Valen casi el doble que los pañales de marca blanca, pero también es verdad que lo que obtienes por ese precio extra es una calidad que recibes a cambio.

Dan poca talla.

Esto lo he descubierto recientemente. En la adaptación al cole le pusieron unos pañales de otra marca de la talla 4, una talla menos que la que usamos en Dodot, y le están de maravilla.

Esta otra marca que os comento, por ejemplo, en su talla 6 va de los 17 a los 28 kilos, mientras que Dodot en su talla 6, la última, va a partir de los 15 kilos (por lo que es más pequeña).

Con nuestra pequeña Monstertruck, que tiene un tamaño muy superior al normotípico de su edad, tener tallas muy grandes nos da ese respiro de saber que  cabrá en los pañales si los necesita más adelante.

Nos quedamos con Dodot

En definitiva, con sus pros y sus contras, Dodot sigue siendo nuestra marca de referencia. Son pañales de gran calidad y hasta ahora, salvo por pequeñas cosas, no nos han decepcionado.

Seguiremos usando una mezcla variopinta de pañales, cada uno para un momento del día, pero nuestra marca principal seguirá siendo Dodot.


¿Los habéis probado? ¿Los usais? ¡Cuentame que pañales te gustan más!