padres y madres usando mochila de porteo ergonómica Manduca y fular hibrido Caboo Lite Close Parent
Maternidad Otros Productos

Mochila de porteo ergonómica y fular híbrido.

Por

2 años con Manduca y Caboo Close Parent

En el post de hoy os hablo de un producto que llevamos usando casi 2 años, pero hasta ahora no me había parado a hablaros de ellos: la mochila de porteo ergonómica y la mochila-fular, que es algo así como un fular híbrido.

El porteo, siempre con una mochila de porteo ergonómica o un fular.

Esto es algo que no me cansaré de repetir hasta la saciedad, cada vez que en Instagram o en persona me pregunta una madre acerca de mochilas de porteo u otros métodos de “babywearing”.

El porteo es una forma estupenda de llevar a tu bebe pegado a ti, y poder seguir haciendo cosas y desplazarte, pero si no usas una mochila de porteo ergonómica, puede ser terrible para tu espalda y tu bebé.

Ergonómico. Siempre y ante todo.

Algo, que por desgracia no es fácil de encontrar lejos de las grandes ciudades y sin un mínimo de información. Hoy en día muchas tiendas de puericultura, y marcas clásicas de puericultura, se están poniendo las pilas. Están trayendo marcas de porteo ergonómico (real) y las marcas que ya hacían mochilas nada ergonómicas están sacando modelos más ergonómicos.

Como de esto han hablado largo y tendido expertas en la materia y considero que yo no voy a ser capaz de explicaros tan bien lo que es el porteo ergonómico, os dejo un par de posts que son oro puro y lo explican a las mil maravillas.

Como sé si mi portabebeés es ergonómico de Maternidad Continuum

Porteo ergonómico y maduración psicomotor de Tetaporter

La mochila de porteo ergonómica, mejor en un lugar especializado.

Al igual que con la silla del coche (siempre a contramarcha!), os recomiendo siempre comprar este tipo de artículos en una tienda especializada (de verdad, no en el Babys o el Corteingles de vuestra localidad), o tras el asesoramiento especializado por parte de una asesora de porteo.

Por desgracia, en estos dos productos, aún hay un inmenso desconocimiento (igual que con la lactancia y otras tantas cosas). Si compras tu mochila en una gran superficie de puericultura, aun pidiendo específicamente un modelo ergonómico, es muy probable que te vendan cualquier cosa. Y ojo, no es malicia, es puro y absoluto desconocimiento. Si a un vendedor que no cuenta con formación específica, una marca le dice que es ergonómica, para él o ella lo es.

No son pocas las madres que conozco que han comprado una mochila supuestamente ergonómica, y cuando la han enseñado al mundo, los expertos les han señalado su error y han tenido que ir a devolverla (si es que era posible).

Por lo tanto, fiaros solo de asesoras especializadas o de tiendas de puericultura abiertamente formadas.

La mochila de porteo ergonómica desde el primer día.

Después de leer un poquito, yo tenía claro en el embarazo que quería portear una vez naciera mi hija.

Nota importante aquí, la mayoría de mochilas de porteo, aunque pongan que se pueden usar desde el nacimiento y sean adaptables, siguen sin ser muy recomendables durante los primeros meses del bebé.

Por eso optamos primero por la opción más adecuada para un recién nacido: el fular.

Pero si no habéis visto nunca como es un fular o como se pone, os invito a buscar algún video en Youtube. No necesitas una ingeniería, pero si hace falta cogerle el truquillo. A mí no me importaba… Pero a SantoPadre, que también la quería usar, se le hacía un mundo pensar en hacerse todas esas vueltas y nudos cada vez que porteáramos.

Así que buscamos entre todas las posibles soluciones y dimos con la mochila/fular perfecta para esto: La Caboo Lite de Close Parent.

El fular más fácil de usar.

Es un fular preanudado de 2 piezas, que se queda puesto como un fular elástico adaptándose perfectamente el bebé, pero con la facilidad de uso de una mochila.

Te pones la pieza en cruz como si fuera una camiseta, colocas al bebé, ajustas las tiras como si fuese una bandolera de anillas y te atas los cabos. Y para asegurar al bebé, te pones la pieza exterior (que además es la funda de guardado) como banda horizontal, te la atas, y listo!

[En la foto de la derecha no la llevo con la banda horizontal porque estábamos al lado de casa y hacía bastante calor, por eso la llevo tan cogida con las manos.]

Con leer las instrucciones una vez, y tener claro como debe ir ajustado un fular, estás más que preparado para portear.

9 meses de porteo en el fular.

A día de hoy estoy muy contenta con esta elección, a pesar de que le hemos dado el uso justo.

Solo vamos a tener una hija, que nació muy grande (4 kilos) y que para el momento en que cumplió 8 meses ya pesaba los 9 kilos. Así que para sus 9 meses ya estábamos mirando una mochila de porteo ergonómica buena, para usar de entonces en adelante.

La Caboo no es una mochila-fular cara, por unos 60-70 euros te puedes hacer con una nueva, pero es cierto que si solo la vas a usar 8-9 meses se hace cara. Pero bueno, yo la he cedido a mi Asociación de apoyo a la lactancia donde está teniendo una segunda vida, lo cual me tranquiliza más acerca de ese gasto.

Pero como os decía, 9 meses, y tocaba buscar mochila nueva. Tras investigar un poco, y ver que la Manduca era la opción más barata que encajara con nuestro estilo de porteo, pedí prestada unas semanas la Manduca de la Asociación. Nos acabó de convencer, y nos hicimos con la nuestra propia.

Porteando con Manduca.

Desde entonces, los 9 meses de edad, hasta hoy mismo (y lo que nos quede) la Manduca ha sido nuestra mejor amiga. Lo mismo que la Caboo no la exprimimos al máximo para mi gusto, dado que nos pilló un verano muy caluroso por medio y mi hija no quería el porteo ni en broma… la Manduca se ha llevado su buena tralla. Tanto, que tiene ya evidentes signos de uso.

Y eso me alegra, porque a pesar de que no ha sido el mayor de los gastos, unos 90 euros después de habernos gastado un mes antes casi 500 euros en la silla del coche, era un esfuerzo importante.

Una gran mochila a muy buen precio.

Pero lo ha merecido y mucho. Hoy en día, de lo único que me arrepiento de la Manduca es de cuando me la he dejado en casa y hemos tenido drama. No dejaré de recodar que tengo una hija muy grande y llevarla en brazos se me hace muy agotador, especialmente cuando lo único que quiere es teta.

Es una mochila muy versátil. Supuestamente se puede usar desde el nacimiento porque cuenta con un panel reductor, pero sinceramente os seguiré haciendo hincapié que los portabebés adecuados hasta que la espalda del bebé toma fuerza (y se mantienen sentados o erguidos) es un fular.

Es 100% adaptable, como debe ser una mochila de porteo ergonómica, ya que se ajusta perfectamente al porteador y permite ponértela de diferentes maneras. Con los tirantes rectos, cruzados, hacia delante, hacia atrás, a la cadera…

También la Manduca se nos ha quedado pequeña.

Con una niña en percentil 75-100 en altura durante casi todo este tiempo, os podéis imaginar que la Manduca también se nos está quedando pequeña más rápido de lo habitual.

Y es que aguanta aún perfectamente por peso (está en percentil 50) ya que va hasta los 20 kilos, y el panel completamente abierto le sigue quedando a buena altura. Pero las piernas le salen demasiado del panel, y no le sujeta las corvas de las rodillas como debería.

Por un tiempo estuve mirando mochilas toddler, pero son caras a más no poder (no sin razón, tienen que soportar grandes pesos) y después de haber invertido 70 euros para usar la Caboo tan solo 8 meses, que en tan sólo 1 año otra mochila que cuesta lo suyo se nos quedara pequeña… pues como que se me quitaban todas las ganas de mochila. Pero ya os he dicho antes que mi hija ya no sabe vivir sin la mochila (ahí, alimentando comentarios de pediatra y opinólogos a diestro y siniestro) así que había que buscar una solución.

Y la solución vino de la propia Manduca. Por 30 euros, compramos el ExtTend de Manudca, que básicamente es un inserto para aumentar el ancho de la mochila en la parte de las piernas. Sobra que diga que 5 meses más tarde lo lleva en su postura máxima y también esto se le está quedando pequeño (ay madre).

¿Volvería a comprar estas mochilas?

Pues de haber previsto lo mucho que hemos porteado y la evolución de peso y altura de la peque, seguramente habría optado por hacer una inversión inicial algo mayor en una mochila hasta el tamaño toddler, como son las de Boba. Pero así en general estoy super contenta.

padres y madres usando mochila de porteo ergonómica Manduca y fular hibrido Caboo Lite Close Parent

Es cierto que si vas a tener más hijos, esta mochila de porteo y este fular se hacen muy económicos, ya que tienen precios muy competitivos en el mercado.

Dudas acerca del porteo.

Hace unos días os pregunté en Instagram que dudas podías tener acerca del porteo, y os las pongo a continuación para que tengáis un poquito más de información.

¿Qué es el porteo?

El porteo significa básicamente llevar a tu bebé en un “artilugio” pegado a tu cuerpo. Bien sea una mochila de porteo ergonómica, un fular tejido, un fular semielástico, un mei-tai o cualquiera de los híbridos que han ido apareciendo en el mercado.

No dejaré de hacer hincapié en que compréis mochilas ergonómicas, no os fieis de marcas famosas de puericultura general, ni de vendedores de puericultura o grandes superficies que NO están formados en porteo.

¿Cuál es la mejor marca de porteo?

La mejor marca de porteo, igual que pasa con las sillas a contramarcha, es aquella que respeta la fisionomía de tu bebé, se adapta al porteador o porteadores (ojo que si vais a portear más de una persona con la misma mochila es algo a tener en cuenta, ha de ser muy adaptable), y se ajusta a tu presupuesto.

No hay una mejor marca de porteo, hay una gran variedad de buenas marcas, por desgracia no tan conocidas en grandes superficies.

Manduca, al igual que Close Parent, Liliputi o Lingling d’Amour son marcas de porteo fiables y asequibles.

Grandes marcas del porteo como os he dicho hay muchas, pueden ser Boba, Buzzidil, Emeibaby, Ergobaby o Beco, entre otras…

Y luego hay marcas que solo hacen Mei Tais, o fulares… Lo mejor es ir a un lugar especializado donde te asesorarán sobre porteo y cual es la mejor opción para vosotros.

¿Dónde puedo comprar mi mochila de porteo?

No dejaré de hacer hincapié en que lo mejor es que compréis en una tienda especializada (muchas de ellas tienen asesoramiento y venta online), ya que ellos saben más que nadie de porteo.

Kangura, Kanguret o Proyecto Koalo son algunos de los sitios donde comprar.

Cierto es que cada día más, grandes superficies de puericultura están introduciendo marcas como Ergobaby, Manduca o Close Parent en su catálogo.

Pero si vais a comprar la mochila en una gran superficie, en internet o de segunda mano, mejor si os han asesorado antes.

¿Hasta cuanto peso aguanta la mochila?

La Caboo Lite aguanta hasta los 10 kilos, pero a los 8 ya se empieza a hacer pesado de llevar, ya que es muy elástico y con esos pesos se va desajustando.

La Manduca, al igual que la mayoría de mochilas va hasta los 20 kilos, pero es cierto que porteando delante, que es como porteo yo mayoritariamente, a partir de los 12 kilos es cansado para largos ratos.

Las que estoy mirando como mochila Toddler van hasta los 27 kilos.

¿Cómo haces para darle la teta en la mochila ergonómica o en el fular?

En ambos casos, hay que desaflojar un poco las tiras de la espalda o los tirantes, lo justo para que la cabeza de tu bebé quede a la altura de tu pecho (cuanto más pecho, más fácil, yo tengo que bajarala muchísimo).

En mi caso, para desgracia de mi espalda, esta es la forma en la que más porteo porque mi hija solo quiere la mochila para ir tomando teta mientras estamos por ahí (o últimamente hasta en casa).

padres y madres usando mochila de porteo ergonómica Manduca y fular hibrido Caboo Lite Close Parent

¿Vosotros habéis usado mochila? ¿Me cuentas cual ha sido tu elección?

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: