Bodegón compuesto por sacaleches, medicamentos varios y alimentos, plátano, cebolla, ajo y bote de garbanzos, para ejemplificar algunos de los mitos por los cuales te dicen que no debes dar el pecho a tu bebe
Lactancia Maternidad

¿Cuando no deberías darle el pecho a tu bebé?

Por

Pregunta delicadita la de cuando no deberías darle el pecho a tu bebé, ¿eh?

Hoy os traigo esta pregunta como excusa para daros un poco más de información sobre la lactancia materna, y muy especialmente haceros una importante reflexión.

¿Cuándo no deberías darle el pecho a tu bebé?

Pues realmente, por muy pocos motivos, pero por uno principalmente.

Cuando ya no os haga felices.

Si. Exacto. Si dar el pecho para vosotras se está convirtiendo en una tortura imposible de mejorar o solucionar, no deberías darle el pecho a tu bebé.

Y no pasa nada. Eres una buena madre y lo vas a seguir siendo. En serio.

Sabéis de sobra que defiendo la lactancia materna a ultranza, creo firmemente que sus beneficios son tantos que nadie debería plantearse no darlo sin una razón de peso.

Y esta razón de peso es tan sencilla (y compleja) como esa.
Que no es lo que queréis, que no es lo que os hace felices, que está haciendo de vuestra maternidad un infierno…

Una lactancia debería ser algo que os haga felices a madre y bebé.

Tan sencillo como eso.

Y sí, nuestra “obligación” como promotoras de la lactancia materna es ayudar a las madres a minimizar todos los posibles impedimentos para esa lactancia feliz. Darles a las madres todas las herramientas posibles para un buen establecimiento de una lactancia exitosa, apoyarlas en las dificultades, ofrecerles estrategias e información fiable…

Pero por encima de todo, es velar por la felicidad de una madre y su bebé. Y si ello supone no darle el pecho a tu bebé, también debemos estar ahí.

De hecho estamos ahí.

Ya sea un destete temprano o tardío, las asesoras de lactancia y los grupos de apoyo, estamos ahí para apoyar a las madres en una etapa que en ocasiones puede ser muy dura.

Si a pesar de todo el apoyo, de todas las herramientas, la lactancia se te hace muy cuesta arriba y supone un sufrimiento constante, no deberías darle el pecho a tu bebé.

Y repito. No pasa nada.

¿Cómo saber cuando no deberías darle el pecho a tu bebé?

Pues la respuesta es tan fácil como acudiendo a los lugares donde se ofrece la información adecuada sobre lactancia materna… y aquí la cosa se complica, porque a pesar de lo que nos pueda parecer dentro de la burbuja tetil, todos esos recursos que nosotras conocemos no son muy conocidos más allá.

Por ello es tan importante difundir y divulgar la labor de los grupos de apoyo, la existencia de las asesoras de lactancia, las herramientas fiables disponibles y las páginas de referencia en las que se puede confiar.

Porque destetar o no dar el pecho a tu hijo es una opción tan válida como cualquier otra, pero es un enorme sufrimiento y dolor para una madre haber dejado de dar el pecho por algo por lo que no tenía porque haber dejado de darselo.
Por solucionar algo que no era culpa del pecho, por tomar algo que era perfectamente compatible con la lactancia…

Así que os voy a dejar a continuación algunos recursos útiles para cuando os hagáis esta pregunta… o alguien desinformado os diga que no deberías darle el pecho a tu bebé.

Si tiene X meses o X años, no debería seguir tomando el pecho.

Da igual que tu bebé tenga 2 meses, 24 meses o 64 meses (si, echad la cuenta)… quien te diga que bebé no debería estar a la teta por su edad, se equivoca del todo.

Yo opto siempre por sonreír e ignorar, pero si queréis espetarles una contestación, o si simplemente queréis saber un poquito más acerca de las recomendaciones de la OMS y la AEPED, os las dejo por aquí.

Me han recetado esto y me han dicho que no puedo dar el pecho.

Por duro que suene lo que os voy a decir, por desgracia la gran mayoría de médicos de familia e incluso pediatras, han recibido poco o nula formación en lactancia

Se rigen por el Vademecum que básicamente dice que cualquier cosa que te tomes es malo para la lactancia, te dará depresión y puede matarte. Las farmacéutica se lavan las manos y prefieren decir que nada es compatible con la lactancia.

La realidad es que hay muchísimos medicamentos, terapias e intervenciones que se pueden tomar o hacer durante la lactancia.  Y para muchos otros existen alternativas válidas.

Toda esta información la podemos encontrar en la página web de e-lactancia.org

En esta página,  si buscáis un medicamento o tratamiento, os indicará el grado de riesgo para la lactancia.
Si es muy bajo es perfectamente compatible con la lactancia.
Si es más alto que eso, en la mayoría de casos os sugerirá alternativas de menor riesgo. En ese caso ya debéis valorar junto con vuestro médico como proceder.

Nota. Si os han recetado un medicamento que se prescribe a bebés, automáticamente es 100% compatible con la lactancia.

Si comes esto, no deberías darle el pecho a tu bebé.

¿Cuantas veces no habremos oído que tal o cual alimento no lo deberías tomar lactando?

Que si tomas algo con gases, picante o algo que te provoca indigestión, se la va a provocar al bebé. Como si el estómago y las glándulas salivales del bebé y de la madre se fusionarán en uno dando el pecho.

Para esto igual que para los medicamentos podéis consultar en el e-lactancia.org .

Si tus pechos son así o asá, si tus pezones son más o son menos…

¿Qué tendrán los pechos femeninos, que siempre son fuente de disputa. Y no podía ser menos para la lactancia

Más allá de que alguien te diga donde puedes o no puedes enseñar el pecho, está quien te dice que por tener el pecho más grande, más pequeño, más alto, más bajo… no vas a poder lactar a tu criatura.

En este tema voy a ser más delicada, puesto que hace poco asistí a un seminario de una investigadora en lactancia materna que nos comentó que cada vez son más frecuentes las hipogalactias parciales por culpa de nuestra alimentación y el ambiente que nos rodea.
La hipogalactia total, real, en el grueso total de mujeres que han dado a luz es mínimo.
Pero si es importante que tengamos en mente que existen casos, antes de exclamar rotundamente que todas las mujeres pueden dar el pecho.

Dicho todo esto es cierto que la gran mayoría de mujeres que no pueden dar el pecho no no sufren de falta de leche o de mala calidad de leche sino de problemas no diagnosticados y falta de información veraz.

Si tenéis dudas acerca de la lactancia, acerca de si vuestros pechos son válidos para dar lactancia o no (spoiler, el 99% si pueden) os recomiendo seguir a Lactapp, bajaros su aplicación y seguir a Alba Padró en Instagram.

Qué hacer cuando no deberías dar el pecho a tu bebé

Si aún así después de informarte y tener todos los datos correctos has llegado a la conclusión de que no deberías darle el pecho a tu hijo por la razón que sea, te recuerdo que el tener un acompañamiento durante el destete también es importante.

Bien sea de la mano de otras mamás que ya han pasado por la experiencia, de asesoras de lactancia, grupos de apoyo o de una matrona actualizada, recuerda que el destete es también una etapa importante en vuestra lactancia y es deseable que se realice de la manera más respetuosa posible. Tanto para la madre como para el hijo/a.

Recordad que el destete supone el fin de una etapa, y como todo lo que termina, tiene su proceso emocional. Según tus propias circunstancias, este proceso puede ser más o menos llevadero.

Si crees que necesitas ayuda para destetar, o necesitas desahogo,  recuerda que hay herramientas y apoyo para ti.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: