portada panel de rutinas
Contenido Extra Maternidad

Panel de rutinas y sistema de tokens.

Por

Antes de contaros cómo funciona este panel de rutinas y explicaros en que consiste, os quiero dejar una reflexión acerca de estos días que estamos viviendo, durante la cuarentena del Covid-19.

Si no has hecho rutinas, si no has conseguido hacer otra cosa que alimentar a tu prole y mantener a duras penas la cordura entre tantos deberos online, algo de teletrabajo o la preocupación de haberlo perdido… ESTÁ BIEN.

Esto es algo que me costó mucho asumir, que estaba bien no llegar, que está bien estar mal, que está bien estar triste. Estamos en una situación extraordinaria y es lógico que nos esté costando asimilarlo y que tengamos un bloqueo creativo y emocional.

Es un momento de crisis, con vivir nos basta.

Si es tu caso, te pido que tomes este post como una idea, pero que no te obligues a hacer todas esas cosas que vemos en Internet que otros hacen, porque es posible que ahora mismo estés haciendo de sobra con sobrevivir a cada día.

Y finalmente, lo hagas o no lo hagas, quiero recalcar que esta herramienta no es infalible, especialmente si vuestros pequeños son muy pequeños, sino que es un elemento de apoyo más en una tarea con una baja probabilidad de éxito inmediato, pero que sienta las bases de una (auto)organización adecuada.

¿Para qué sirve un panel de rutinas?

Pues para organizar las rutinas, duh. Sí, puede que a muchos la explicación os sobre, pero entender el potencial de esta herramienta es bueno para sacarle el máximo provecho.

Cuando hablamos de hacer un panel/tabla/carta/hoja de rutinas, no sólo buscamos poner las rutinas en orden, de manera visual, para que toda la familia tenga un lugar al que acudir y ver que tocaba hacer después (en vez de preguntarle a mamá)…

La idea de esta herramienta es que hagáis partícipes a vuestros hijos, incluso a los más pequeños, para que vayan aprendiendo qué son las rutinas, el orden de las cosas, como se llaman las rutinas, pero por encima de todo, que les hagamos partícipes de la toma de decisiones.

Cuando todos decidimos, colaboramos mejor.

Está demostrado que hacemos de mejor gana las cosas en las que hemos tenido voz y voto, y animar a nuestros hijos a tomar estas decisiones con nosotros por un lado les hace sentir pertenencia, les hace responsabilizarse más de las tareas y libera la “culpa” de la figura de los padres (estoy hay que hacerlo porque lo digo yo), ya que una tarea se tiene que hacer porque lo hemos decidido todos de manera democrática.

En nuestro caso, además he añadido un pequeño “sistema de tokens” para limitar cosas de las que, lógicamente, ahora estamos abusando un poco de más (para mi gusto), como son la demanda en la lactancia y las horas de tele.

Para el aburrimiento, he añadido una utilidad que por ahora nuestra hija sólo puede usar guiada, pero que puede ser muy útil para los que tengáis niños que ya leen, como es un “bote” de ideas para hacer cuando los niños se aburren.

Y para no perder el hilo de la vida, y no olvidarnos mucho de la rutina que suponía el cole y el cambio de días, hemos añadido arriba la fecha y el día, intercambiables, para usarlo en la asamblea.

¿Por qué he hecho el panel de rutinas?

Toda esta idea del panel de las rutinas ha surgido porque en casa tenemos los maravillosos imanes de rutinas de La tribu encaja, que pretendía poner en una pizarra magnética en la cocina, que nunca me decidí a elegir, y por ende a comprar. Y luego llegó el confinamiento, y mi decisión de no exponer más a la gente que trabaja en mensajería, hizo que ese proyecto cayera en el olvido.

Así que me daba pena tener un recurso maravilloso, pero no tenerlo a mano y visible por no tener donde colgarlo (mi frigo es sagrado, sólo se puede usar el lateral).

Aprovechando que había conseguido revivir la impresora, se me ocurrió que podía escanear las fichas y sacarlas en grande, y así fue como nació el panel de rutinas.

Como es lógico, NO os voy a pasar las fichas de La tribu encaja, porque que es un recurso muy valioso (y muy asequible) que han creado ellos, y los derechos de autor existen por algo. Pero podéis encontrar millones de pictogramas en línea, y si tenéis niños más mayores o una mano creativa, os podéis hacer vosotros mismos unos bonitos dibujos en cartulina. Y cuando todo esto pase, podéis encargarles un set de imanes a ellos, que son una pequeña empresa que hace unos productos maravillosos a un precio muy competente.

Lo que si os dejo es un descargable con los días y los meses, que he usado en la parte superior del panel.

¿Qué necesitas para hacer este panel de rutinas?

Pues bien, la lista de cosas que necesitas para hacer este panel de rutinas es muy, pero que muy básica:

  • Lo que tengas en casa.

Punto.

via GIPHY

No se me enfaden, a continuación os explico que he usado yo y como lo he construido para daros ideas, pero lo que quiero que os quede claro es que no hacen falta cosas especiales para construir uno. Si no tenéis absolutamente nada, con papel y lápiz os vale para hacer uno de semana y otro de fin de semana o uno para cada familiar.

La idea es aprovechar lo que tengáis por casa y lo uséis en vuestro favor. Yo he usado lo que tenía a la mano, con un poquito de ingenio.

Y ahora sí, qué he usado:

  • Un cartón (fijo que todos tenéis en casa cajas de Amazon)
  • Cartones de papel higiénico (no, no he comprado 8 paquetes, los guardo siempre)
  • Una hoja A4 de acetato (la he cortado de un manual antiguo)
  • Cinta de embalar transparente (de pegar carteles. Qué bueno ser activista)
  • Cartón fino (de los sobres de Amazon, guardados también, ahora no se compra)
  • Papel de colores (rescatados de un trastero familiar)
  • Forro adhesivo para libros (que guardaba de otra manualidad)
  • Papel e impresora (conseguí revivirla hace 5 días y lloro de emoción)
  • Cola de manualidades (horrible) y pegamento en barra (fiel amigo)
  • Pañales usados (Sí, sí. Pañales)
  • Encuadernadores (tienen la friolera de 20 años, esperando a ser usados)
  • Pistola de silicona (me he comido el último tubo, lloro fuerte)
  • Paciencia (el recurso más escaso)

El proceso de crear nuestro panel de rutinas.

Cogí todas los imanes que necesitaba para las fichas, los escaneé (la del cole y el parque, no. Lloro), los imprimí y los forré por ambas caras, para evitar un desgaste excesivo. Aquí, como os decía, podéis escanear vuestros imanes de rutinas si los tenéis, o buscar pictogramas online o dibujar vosotros mismos las acciones. O si tenéis la suerte de tener una polaroid instantánea, ¡podéis hacer fotos de las acciones!

Corté el acetato en 4 tiras, y las pegué con una pequeña distancia y haciendo un mínimo bolsillo/abombamiento para meter mejor las tarjetas.

Pegué la impresión de los días de la semana sobre un sobre de cartón fino, corté un montón de pequeñas tiras de cartulina, anoté el valor de cada ficha/token en ellas, lo forré todo y lo recorté.

Con tubos de papel higiénico hice unos recipientes, tapando la base con cartulina, forrando el exterior con papel de colores y anclándolo al panel con encuadernadores (podéis pegarlos también).

Hice un par de cajas (medias cajas, a decir verdad, con pestañas) para sujetar las fichas de rutinas y de días, y las pegué con silicona caliente.

Y finalmente, ¡los pañales! Que os estaréis preguntando donde los usé… pues bien, con pañales de estos que apenas se hace pipí, me dediqué durante días a arrancar las cinturillas de los mismos, quedándome sólo con las piezas que cierran y una única banda de atrás.
Recorté cada pieza de velcro y la corté a su vez en dos cachitos, que pegué a las traseras de los números, y corté la cinturilla en un par de bandas, y la pegué con un par de puntos de silicona caliente al tablero.
¡Y ya tenemos pequeños puntos de velcro! Con la ventaja de que se despegan fácil, lo cual es conveniente dado el uso diario que van a tener. Porque el hecho es que yo tengo velcro en casa como para haberle puesto velcro a absolutamente todo, pero cuesta mucho de despegar y ya estaba viendo en mi cabeza el panel destrozado a base de tirones.



¡Con todo esto y un poco de paciencia y maña, panel creado!

sistema de tokens y tabla de rutinas

¿Cómo usamos el panel de rutinas?

Pues como os decía antes, en el caos que es ahora nuestra casa y con una niña (y sus padres) que lleva regular ceñirse a una rutina establecida, esta herramienta es más un recordatorio de que existe tal cosa como una rutina, y es una manera de volver a nuestros acuerdos cuando está muy cansada o abrumada y no atiende a razones. Tal o cual tarea hay que hacerla porque lo hemos decidido todos y porque lo ha decidido ella.

Lo que hacemos cada día, mientras desayunamos (que no es el momento ideal, pero es el que hemos encontrado que nos funciona con ella), establecemos cuales son las rutinas y el orden de las mismas para ese día. Las nombramos en alto, le preguntamos que va antes y después y las dejamos todas colocadas.

Más tarde, en la “hora de cole” que hemos establecido en las mismas, hacemos primero la asamblea, donde nombramos el día de la semana, el número del mes y el nombre del mes, y decimos que día hace hoy.

Y a continuación os explico más profundamente como usamos el sistema de tokens, que no es un sistema de recompensa, ni de modificación de conducta, si no de economía de recursos.

Sistema de tokens.

Sobre esto seguro que hay mil posts escritos con mejores argumentos que los míos, y dado que no me da el tiempo y la cabeza para explicarme mejor, os remito a ellos. Sería algo así como la economía de fichas, pero en este caso no se ganan, sino que se gastan.

Es importante recalcar que no creo que el uso continuado y generalizado de este sistema sea beneficioso, pero en momentos y para cosas muy puntuales, si otros medios no funcionan, puede ser un recurso útil (y rápido, de manera muy gráfica).

No creo personalmente en la educación conductual, y no usaría este método para modificar ninguna conducta. Simplemente estamos usando este sistema, para hacerles entender que algunas cosas tienen un número limitado de usos y que cuando se gastan, no podemos disponer de ellos hasta que los recuperemos (en este caso, de manera automática al día siguiente). Es algo así como enseñar economía a nuestros pequeños.

¿Pero qué es esto del sistema de tokens?

Se trata de pactar con nuestros hijos cuantas veces pueden disfrutar de algo que consideramos tiene que estar racionado. En nuestro caso, tomas de pecho y tiempo de tele, pero podría ser dulces (en casa no comemos), tiempo de Tablet o consola (aún no tiene edad), o incluso pueden ser cosas semanales, como ver una película especial o un poco de tiempo especial con papá o mamá.

La idea es que los niños dispongan de un número determinado y acordado de tokens, por un valor conocido, y que estén a su alcance. Según vayan usando el concepto de un token, por ejemplo, una toma larga de pecho o un rato de tele se deposita en el bote de no retorno hasta el día siguiente y se da por usado.

En casa nos está funcionando a medias, y no me preocupa. Tan sólo queremos una herramienta que le recuerde que hay cosas que no pueden ser a todas horas y todo lo que ella quiera. No hay premios ni castigos, simplemente hay un número limitado de veces que puede tomar pecho y ver la tele, y es una manera muy visual para que ella lo entienda.

Y ahora, ¡a crear el vuestro!

O no. Que como ya os he dicho, esto no va de que todos cumplamos unas metas, y hagamos la rutina perfecta.

Pero si os ha servido de inspiración o de guía, me encantaría saber si lo habéis probado, que habéis cambiado o como lo habéis adaptado.

Y os animo, una vez más, a que os paséis por la web de La tribu encaja, que no solo tienen los imanes maravillosos de los que os hablaba, sino que tienen descargables gratuitos y a muy bajo precio para estos días de confinamiento.


Si te gusta lo que lees en este blog, puedes suscribirte a la derecha, y estaré encantada de leerte en los comentarios.

También te puede interesar:

Comentarios (2)
  1. Maria 1 mes hace

    Me ha encantado el post Zora. Qué razón! Lo mejor hacerlo acompañado, los dos. Y claro que nos gastamos el dinero en muchas bobadas porque no invertí en la educación y futuro de nuestros hijos. Lo que tenemos que aprender. Todo un descubrimiento haberte conocido. Gracias por tus palabras

    Responder
    • Zora Groothuis Arroyo 3 semanas hace

      Así es, que mejor inversión que nuestros hijos?! Si lo haríamos todo por ellos, porque no ser mejores versiones de nosotros mismos por y para ellos?! Verdad!

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: