Portada del pasaporte lúdico que he creado para nuestro viaje a Amsterdam y Holanda central
Crianza Maternidad Otros

Pasaporte lúdico de Amsterdam y Holanda central

Por

Hace un tiempo que empecé a hablaros de nuestro primer gran viaje en familia, y os prometí que os enseñaría el pasaporte lúdico que le hicimos a nuestra peque para conocer un poquito más de Amsterdam y Holanda central.

Navegando por los canales de Amsterdam en el Rock the city tour del Heineken tour, en nuesra visita de 2 días a Amsterdam

Gamificar tu viaje con una actividad personalizada

Pero antes de enseñaros nuestro pasaporte lúdico…

¿Qué es un pasaporte lúdico?

Pues no es otra cosa que una herramienta para que los niños disfruten un poco más del viaje, gamificando la visita, y haciendo de ello una especie de “gymcana” o de miniretos que han de cumplir.

Como te lo haces tu, puedes hacerlo como quieras, centrándote más en hitos que conseguir, como monumentos que fotografiar y actividades que realizar, o lo puedes hacer más como una especia de ruta.

El pasaporte lúdico puede ser lo que tu quieras, pero la base es que crees un documento que puedas usar para animar a tus hijos a ser un poco más participativos, y a hacerles disfrutar y anticiparse a todo aquello que vamos a descubrir con ellos.

Muchas madres y padres han diseñado ya los suyos, podéis verlos aquí.

¿Porqué decidí hacer yo uno de Amsterdam y Holanda central?

La primera vez que oí hablar de esto concepto fue a Juls de Bebé a Mordor, y la idea me maravilló, pero por entonces nuestra peque tenía menos de un año y no acababa de ver la ocasión.

A medida que se iban acercando las vacaciones, la idea volvió a rondar mi mente, pero en ese momento estaba abrumada por el trabajo y me dio la sensación que era muy pequeña para poderlo disfrutar.

Pero llegó mi querida amiga Estela, que ha hecho este año uno de sus vacaciones para su pulga, y viendo lo que molaba… pues me picó el gusanillo. Y en unas cuantas madrugadas, maqueté este pasaporte para nuestra peque.

En gran parte lo hice centrada en el viaje de ida, que iba a ser el primer vuelo de nuestra peque, y me angustiaba como lo íbamos a gestionar todos. Me pareció un recurso genial, que como todo en la vida, luego no usamos en el momento… pero eso es harina de otro costal.

Nuestro pasaporte lúdico.

El nuestro se centró, como os decía antes, mucho en el primer momento, en ese primer viaje en avión, y luego el resto lo tracé como una hoja de ruta o diario de viaje, en el que pondríamos pegatinas cada vez que hiciéramos una actividad nueva (lease, al final del día, en la cama)

Como vale más una imagen que mil palabras, directamente os voy a enseñar nuestro pasaporte lúdico.

Aunque la idea era ir poniendo pegatinas a medida que hacíamos las cosas, ibamos con un ritmo tan alto, que al final lo hacíamos en el tranvía o al llegar al hotel por la noche.

En ese momento aprovechábamos para recordarle lo que habíamos visto, para darle algún dato más y para trabajar algún competencia.

Como maquetar el pasaporte lúdico para imprimirlo en formato libro.

Esta parte se vuelve un poco más complicado si no os manejáis con programas de edición como Photoshop o InDesign, pero os voy a dar trucos para poder maquetarlo.

En mi caso yo lo hice de una manera distinta a la que os voy a explicar, porque luego recorté las páginas y las uní en su orden correcto de impresión.

Maquetar el pasaporte lúdico estilo libro.

Para poder maquetar las páginas para que se impriman tipo libro, tenéis primero de todo que saber cuantas páginas vais a hacer, que deberán ser múltiplos de 4, sumando 2 si vais a usar el interior de la portada y contraportada como hojas (tal como hice yo).

Una vez que sabemos esto, os recomiendo que os hagáis una pequeña maqueta, cortando papelitos iguales, tantos como páginas divido entre 4 vayáis a hacer, y los dobléis por la mitad. Si no os queréis liar mucho luego, aprovechad ahora para nombrar cada cara del papelito con una letra diferente, por duplicado, en cada lado de la doblez.
Los juntais todos apilados, los dobláis todos de una vez, y le ponéis una grapa. Una vez hecho esto, lo cogéis como si fuera un minilibro, y numeráis las páginas como si de un libro corriente se tratara. Y ya lo tenéis. Juntad las letras correspondientes y tendréis la relación de que páginas deben ir maquetadas juntas.

Ahora ya solo os queda diseñar las páginas teniendo esta relación en cuenta. Como en odos los diseños, lo mejor es hacerse un esquema, gráfico o escrito, de que irá en cada página para que no se nos olvide nada.

Mejor si lo podéis imprimir en una imprenta local.

En mi caso imprimí 3 hojas por las 2 caras, en papel de 110grm y en la propia imprenta fueron tan amables de doblarme las hojas, graparlas y cortarlas a medida.

Yo lo único que tuve que hacer fue forrarla portada con forro adhesivo y recortar los picos del borde para darles ese efeto de pasaporte.

Os regalo la plantilla del fondo.

En el botón de abajo os dejo la plantilla de los fondos de una doble página del pasaporte, así como la portada, todo metido dentro de un archivo comprimido para que podáis usar de base en vuestros diseños.

Si sois ususarios de Canva, programa online que os recomiendo sobretodo si no tenéis mucha experiencia editando, tan solo tenéis que abrir un nuevo documento con tamañao A4 horizontal, subir estar fotos a archivos subidos y pegarlas en el fondo. Le dais a la opción del candado para que no se os mueva y listo, a diseñar!

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: