Nuestro primer MBDAY – Especial #MBDay18

El pasado 17 de marzo fue un día muy especial para mi… después de meses de nervios, de preparativos, de infartar por culpa de la wifi cuando salían las entradas, llegó el día de disfrutar por primera vez a un Bloggers Day de Madresfera.

Hoy, casi un mes más tarde, vengo a contaros esta experiencia.

Nuestra primera vez… en un MBDay.

INCISO

Mientras redactaba esta entrada, me he dado cuenta de que no solo tenía para 1 post, si no para varios. Y dado que he tardado tanto en redactar el post sobre el MBDay, he decidido que voy a hacer un especial en el blog, con 1 post diaro durante una semana. Cada día os contaré una parte del MBDay.

FIN DEL INCISO

La emoción de ir mi primer MBDay.

Creo que hacía tiempo que no tenía una ilusión tan grande por acudir a un evento, por muchas razones. El evento, la gente que abrazar y conocer, todo lo que iba a aprender, el subidón… Durante muchísimas semanas estuve contando los días para aquella primera vez.

Para pasar el fin de semana, cogimos un apartamento entre un grupo de amigos, y como era de esperar, nos dieron las 3 de la mañana hablado. Así que cuando a las 6 de la mañana, los más madrugadores nos pusimos en marcha, recordé lo mejor de mi postparto.

Además, para guasa de mi amigo Murphy, y porque yo no puedo ir a ningún sitio sin montar un circo, tenía a SantoPadre malo.
El día empezó con un buen ataque de nervios. Yo iba con toda la familia, porque a la peque no me la puedo dejar muy lejos de mi, y por eso venía su padre. Y ahora estaba hecho un despojo en un sofá de un apartamento. Quería llorar fuerte.

Pero oye, y que no me lea Llorca, un café y una pantera rosa más tarde, mi chico reunió todas las fuerzas del mundo y revivió para poder darme aquello que llevaba pidiendo meses. Disfrutar por primera vez de un evento, pensando primero en mi misma. Y menos mal, porque yo ya me veía pasando la mañana en un apartamento cutre, en vez de en el #MBDay18.

Un viaje en autobús cuales guiris más tarde, llegamos al hotel, donde empezó la locura de las locuras. Abrazos, besos, apretones y presentaciones. La mayoría de los primeros abrazos se los llevaron mi tribu 2.0 que estaba allí desayunando.

Llegando al MBDay.

Muchos gritos, fotos y abrazos más tarde, empezamos a entrar todos a recoger nuestras acreditaciones y mochilas madresféricas (más cuquis!) y empecé a emocionarme de verdad de la buena.

Zora, Conciliando por la Vida.

MBDay18.

Era real.
Yo estaba allí.
Iba a vivir aquello de lo que tanto había oído hablar a otras blogueras.

Me sentía cual niña pequeña en un parque de atracciones por primera vez. El salón con los stands me producía una suerte de curiosidad y ansia viva a partes iguales. Pero había cosas más importantes que hacer en ese momento. Me abracé a Mónica antes de que fuese avasallada por las hordas de madres blogueras ávidas del amor madresferil, y empecé mis “tareas” propias de bloggersday.
Me hice fotito con Sonia, de la sonrisa despeinada, y el Pollo Pepe de fondo, mientras mi hija lloraba de miedo en brazos (el Pollo Pepe no le hizo mucha gracia…).

Y esa fué mi última foto. Porque, aviso a navegantes, cuanto mejor me lo estoy pasando y más disfruto del momento, menos fotos hago. Así que casi no tengo fotos del día, y así en modo token, no tengo fotos 1 a 1 con otros bloggers… Por un lado me da pena, pero por otro, significa que me lo pasé genial.

El espectáculo iba a comenzar.

Entonces entramos en aquel salón, y lo flipamos entero. Todas las sillas estaban sepultadas por bolsas de chucherías, como diría Carlos, de las que os hablaré en otro post de este especial.

El equipo de Madresfera nos observaba, impaciente, desde el lateral y un escenario muy bien montado nos esperaba con los brazos abiertos. El show estaba a punto de empezar.

Marta dijo algo, que se me quedó grabado y con lo que coincido al 1000%, y es que en ocasiones, las altas expectativas se cumplen. Y esta era una de esas veces.

Efectivamente, el #MBDay18 no nos iba a defraudar (spoiler alert) y como no podía ser de otra manera, el espectáculo empezó con la Madre de las Esferas cantando (y soltando algún gallo que le perdonamos con todo nuestro amor) . No esperábamos menos, y allí donde nos sabíamos la letra, cantábamos nosotros también.

MBDay, Mónica de la Fuente cantando la entradilla

Foto de Lucy Chibimundo

El MBDay venía cargado de sorpresas

Entonces…OH! Sorpresa! Se dispusieron a dar el primer premio del día. Nadie se lo esperaba, ya que la gala de premios era el último punto del día. El día iba a estar lleno de sorpresas!

Y empezaba la primera charla del día, a la que le tenía muuuuuuchas ganas, ya que trataba sobre como organizarse siendo madre, blogger y otras tantas cosas. En el post de las charlas os contaré más en profundidad, pero os adelantaré, que las superheroínas Pilar Martinez y Sara Palacios, junto con Lourdes Picó desde la otra dimensión, no defraudaron y nos dieron unos consejos espectaculares.

MBDay, foto detalle de chica tomando apuntes y lecciones en una libreta

Foto de Lucy Chibimundo

A continuación, hablando de SEO, vino el gran Rául Rodriguez, de Livire, que fue para mi un descubrimiento (lo conocía del chat del podcast Buenos días Madresfera, pero no había leído su blog). Tuve que ir más adelante a preguntarle el porqué de su aversión a los aguacates, y solo os adelantaré que su charla, no solo fue amena, sino super educativa. Salí de allí con un montón de conceptos aprendidos y con la necesidad reescuchar con tranquilidad la charla en casa.

Toneladas de abrazos

Una vez concluida la charla sobre SEO, empezó uno de los momentos de gran locura del día. El café/networking.
Más abrazos, más presentaciones, fotos con Pocoyo, visitas a todos los stands, charlas con conocidos y nuevos descubrimientos. Siendo tanta gente, es imposible sentir que has tenido tiempo para todo.

Foto de Sandra Claret La Mamarazzi

La gran Rocio Cano lo dijo, estábamos en una boda en la cual todos eramos los novios. Es imposible ver, saludar y abrazar a todo el mundo.

Y tan rápido como entramos al desayuno, se nos había pasado la hora y tocaba entrar a la siguiente charla, otra con un temazo imprescindible: odio en las redes sociales, de la mano de Ana Spínola y Ana Saro.

Aprendiendo a soltar cuerda

En este momento, a mitad de charla, tuve un breakdown. Intensita no quería estar en la mochila, yo no hacía más que ofrecerle el pecho con la idea de que se calmara y estaba consiguiendo lo contrario.
Me salí del salón, para cambiarla y calmarla, y SantoPadre vino detrás mía, a coger a la niña y darme una charla seria. Él estaba allí para esto, para encargarse de la niña.
Estaba en un estado de ansiedad del que no conseguía salir. Los nervios, toda la anticipación, el estrés de las semanas anteriores y mi inexperiencia en eso de “dejar hacer” a los demás, me estaban pasando factura. En este especial os contaré un día con profundidad las lecciones aprendidas, pero en resumen, SantoPadre cogió a su hija y de una amorosa “patada en el culo” me mandó de vuelta a la charla, a disfrutar y aprender, que era para lo que habíamos venido.

Os contaré más de esto al final de la semana, pero aquella situación acabó siendo uno de los mayores regalos que me llevo del MBDay.

Haters y trolls vs gente de amor

Con la lección aprendida sobre como tratar con haters y trolls que vienen a molestar a nuestro blog y redes sociales, vino la que fue para mi el gran descubrimiento de la jornada. Patricia Tablado venía a hablarnos sobre como conseguir atraer a las marcas. Una grandisima mujer en un cuerpo pequeñito. Los mejores perfumes vienen en pequeños frascos y ella era un perfume extraordinario. Otra charla que quiero escuchar de nuevo y eso que creo que aún estoy lejos del momento de llamar la atención de ninguna marca.

Hora de comer (o casi), de reencontrarme con mi hija (que también quería comer) y de más amor. Más abrazos, más presentaciones, más presentaciones, más conversaciones y más admiración. Incluso en un momento me escapé a por la mochila de porteo de la peque, y pude abrazar en condiciones a la Jefa y a Team Adriana, a los cuales les pedí una firma “destrangis” de una Tetita de una amiga. Soy una gran admiradora de ellos dos, y en otro post os contaré porque creo que son muy grandes y ellos no acaban de creerselo.

Y entonces llegó uno de los puntos álgidos de la hora de la comida.

La primera feria del libro MBDay style

Llevaba mi Libreta Roja de Carlos Escudero, como buena fangirl que soy. Y me lo llevé firmado, no sólo por el propio Carlos, sino también por Sunne. Ese token es algo que guardaré con muchísimo cariño para el resto de mi vida. Es una chuchería para toda la vida.
Aunque me hubiese comprado todos los libros de la feria, incluido el libro aún no publicado de Josevi y Miriam, no había presupuesto para más que uno.
Y ese iba a ser el maravilloso La madre que nos parió de mi amadisima Cristina Quiles.

Foto de Sandra Claret La Mamarazzi

Una vez más, nos lo estábamos pasando tan bien, que se nos olvidó a todos un poco el reloj. Corriendo, cargados de libros y fotos cortesía del Corte Inglés, volvimos al “gran salón” a escuchar la charla de Clara Ávila sobre metablogging, que era la continuación de la charla que ella misma impartió en la anterior edición del BloggersDay.

Los premios Madresfera, lo más emocionante del MBDay.

Finalmente, el momento más esperado por muchos blogueros llegó, con la gala de premios Madresfera 2017, pero como quiero explayarme más sobre aquello y el post ya está siendo larguito, os espero mañana para contaros más.

Solo os adelantaré, que incluso no habiendo sino ni siquiera nominada, fue una experiencia super emocionante. Lloré como nunca y sentí felicidad y amor a montones.

 

Foto de Sandra Claret La Mamarazzi

Fin de fiesta

Y un día tan maravilloso, no podía acabar de otra manera, que cerrando la jornada cenando en buenísima compañía, y recordando los momentos tan maravillosos vividos.

El primer MBDay de muchos.

Espero que este solo haya sido el primero de muchos MBDay. Es un evento que he disfrutado muchísimo, y el poder acudir a ver al equipo Madresférico en persona, no solo es un honor, sino que es una manera de devolver el amor que dan, y agradecer el fantástico trabajo que hacen.

MBDay, foto del equipo Madresfera

Foto de Sandra Claret La Mamarazzi

¡Os queremos mucho Madresfera!

Las fotos son de las maravillosísimas Lucy de Chibimundo y Sandra Claret de La Mamarazzi.

4 comentarios

  1. Waaaaaaaaaaaaaa que pasada revivirlo todo ahora con tu post… se me pone el pecho encogido querida compañera de aventura. Eres lo más.

  2. Ay qué bonito Zora, que lloro!!!!!!!!! Muchísimas gracias por entrar en nuestras vidas, por todo el amor y la alegría que nos traes y por formar parte de Madresfera!!! <3 Y a por muchos más eventos juntas!!

    • Que menos!!! Madresfera va de saludar y de dar amor, y de reír y de ir a eventos! Tengo unas ganas horribles de Espacio Madresfera, que estaremos #TeamLinares dandolo todo otra vez más!!
      Gracias por todo y gracias por tanto!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: