Razones por las que no hacer colecho con tus hijos

En el post de hoy os voy a contar las razones por las que no hacer colecho con tus hijos… que no nos importan y no nos impiden practicar eso del compartir cama con nuestra hija. SPOILER

 

Cuales son nuestras razones por las que no hacer colecho con tus hijos.

Antes que nada, si has caído aquí, eres de fuera de la madresfera, y colecho te suena a chino,  tengo 2 posts, uno más explicativo y otro sobre nuestra experiencia que podéis leer para saber un poquito más.

Ahora que ya sabes lo que es colecho, os contaré los secretos más oscuros de dormir en la misma cama o cerca y os revelaré las razones por las que no hacer colecho con tu hijo que nadie te ha contado.

Del kamasutra al camasutra

Si esperabas que te contara como el dormir con tus hijos destroza la pasión conyugal y es el fin del sexo… siento decirte que los culpables de eso son el cansancio, las hormonas, la falta de tiempo. Y que a menos de que vivas en un loft modernista con el baño a la vista, fijo que hay otros lugares a los que huir para recuperar la pasión. Esa no es una las razones por las que hacer colecho con tus hijos.

No amigos, me refiero a esa suerte de yoga infernal que practican los niños en la cama cuando duermen. No había sido suficiente la demostración de gimnasia nocturna antes de dormir, donde tu hijo demuestra que podría sacarse una medalla con las anillas y las barras paralelas… Si no que te va a demostrar a lo largo de toda la noche las posturas imposibles en las que puede acabar su cuerpo y que no hay una dirección correcta para dormir.

Si no te gusta dormir con un pie en la cara, encontrarte con una mano rascándote la rodilla o un culo en la oreja… mejor que no duermas con tus hijos. Porque estos te van a demostrar que eso de dormir rectos con la cabeza arriba y los pies abajo es de viejos y está muy pasado de moda.

Siempre al acecho

Y otra de las razones por las que no hacer colecho con tus hijos, en relación al punto anterior, es el espacio vital. Si te gusta dormir a tus anchas, con espacio para estirarse tranquilamente y poder tener libertad de movimiento a la hora de domir… el colecho no es para ti.

Porque tu piensas con 160 centímetros de cama, al que le has añadido otros 60 de cuna, domiréis todos a vuestras anchas…. Eso es como una cama de hotel de lujo! 220 centímetros para dormir, con eso tenéis espacio para todos!

ERROR!!!!

Porque da igual que tu cama mida 1 metro y medio, 2 metros o 5 metros… tu hijo siempre dormirá pegado a tu culo, así estén cayendo 35 grados en la noche. Así que si en tu cama te sobra hasta tu pareja, mejor que no practiques el colecho, porque tu hijo no se va a separar de ti durante un tiempo.

You’ll never sleep alone

Nunca dormirás solo

Al igual que dice el himmno del Liverpool, en la cama nunca estarás sola/o. Pero no solo es que no duermas sola porque en la cama está tu pareja y tu hijo o hijos … es que aparte vas a dormir con las 3 botellas de agua, la mitad de los peluches de la casa y algún libro que se ha quedado por ahí.

Si no estás dispuesto a dormir con una juguetería en tu cama, mejor planteate otra opción.

Alerta:  Ovnis

¿Os acordais de todos esos objetos del demonio que invaden tu cama?
Pues resulta que pueden ser usadas como arma arrojadiza, y tu dormitorio puede parecer el aeropuerto de Barajas en plena hora punta.
Cual batalla del medievo, serás atacado por la botella de agua de turno, o sufrirás un asedio por parte de una horda de peluches.

Yo creo que esta es una de las principales razones para no dormir con tus hijos en la cama.

Caroline, ve hacia la luz

Es lo que tiene dar el pecho en la cama y tener el pecho tan pequeño. Que necesito un mínimo de luz para ver donde nada mi hija, y no darle la teta a la almohada en vez de a mi hija.
Así que desde que la peque nació, tenemos una luz de estas quitamiedo, para ver que ocurría en la habitación… y lo mismo es cosa mía, o lo mismo no tiene nada que ver, pero creo que nos estaba sentando fatal tenerla en la habitación.
Ya de por sí la habíamos cambiado a un enchufe más bajito, pero me seguía molestando mucho, así que ahora la tenemos puesta dentro del baño con la puerta abierta que da mucha menos luz.
Y repito, que lo mismo es pura casualidad, pero hace ya unos días que la peque va durmiendo más tiempo del tirón.
Por tanto, si eres de esas personas vampíricas que no pueden dormir con luz, desde luego esta es una buena razón para no practicar el colecho.

¿Recomiendo el colecho?

Si eres nuevo por aquí, antes que nada, BIENVENIDO/A! Y lo siguiente es decirte que este post está redactado en un tono irónico. Así que pos si cabía alguna duda, y a pesar de estas maravillosas situaciones.

En casa el colecho nos ha salvado de la locura, y ha sido la principal razón por la que no hemos abandonado la lactancia materna.

Aún así, a pesar de estar disfrutando esta etápa, no tardaremos mucho en intentar que duerma parte de la noche en su cama.

De cara a finales del año que viene espero que hayamos podido montar su habitación y haremos poco a poco la transición hacia su dormitorio, aprovechando que parece que las tomas nocturnas se van reduciendo.
Si, preveo que nos va a costar un año montarle el dormitorio. No, no es solo porque somos padres y no nos da la vida para nada. Es que tenemos que hacer una obra de por medio para que eso pueda ocurrir. Matadme ya.

 


¿Vosotras practicáis el colecho? ¿Tenéis historias de terror?

1 comentario

  1. Ay, qué risas… Parece que describas mis noches, incluido lo de acertar a darle la teta al niño y no a la almohada, jajajjajajaj.
    Un abrazo y bendito colecho, que salva neuronas y permite dormir algo más, aunque sea muy acompañada y con algún golpe de más.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: