Este post se llama miedo al agua, que lo mismo podría llamarse las fallidas clases de natación, la higiene comprometida o desesperación de padres… Pero al final, miedo al agua es la frase que mejor define la angustia que hemos vivido estos últimos 3 meses.

Seguir leyendo