Foto de portada para el post trabajar en casa con hijos, foto de mujer trabajando en mesa de comedor con portatil y bloc de notas
Conciliando

Trabajar en casa con hijos ¿Cómo hacerlo posible?

Por

Mucho me he quejado en esta casa de la odisea que supone conciliar crianza y trabajo, y que trabajar en casa con hijos es una suerte de odisea infernal… pero si, como nosotros, habéis decidido que ésta es la opción más válida para vuestra familia hay que hacerlo posible.

Para ello hoy os traigo algunas de las pautas que considero básicas para siquiera intentar embarcaros en la fantástica y horrenda aventura de trabajar en casa con hijos.

Ser consciente de tus limitaciones es el primer paso para trabajar en casa con hijos.

Las cosas claras y el chocolate espeso, como diría mí amada abuela de 98 años. Tienes que analizar muy bien tu situación y ser muy consciente de hasta donde puedes y no puedes llegar. Antes de embarcarte en semejante aventura, más si cabe si tienes un trabajo más o menos estable, es primordial que hagas una lectura lo más realista posible de tu situación.

Valorar cuales son los ingresos necesarios, si se pueden conseguir de una manera asequible y si los puedes asegurar en cierta medida son desde luego el primer paso.

Soy firme defensora de renunciar a según qué cosas por invertir ese “dinero” en nuestros hijos, en su crianza y su educación (no la de pago, sino la presencial)… pero está claro que hay cosas a las que no se pueden renunciar, como comer o tener un techo bajo el que dormir.

Por eso es impepinable que sepas valorar de antemano a que riesgo te expones y ver si puedes asumirlo. Y como bonus tip, os diré que es importante ir guardando siempre todo el dinero que podáis, porque nunca se sabe lo que puede pasar. Tened esto en cuenta a la hora de valorar si vais a ser capaces de conseguir ese dinero que necesitáis al mes (sin olvidaros de impuestos variados, amigos).

Porque trabajar con hijos en casa para poder tener una crianza más presente está genial, pero si va a suponer vuestra ruina, deberíais valorar diferentes alternativas antes de dar tamaño salto.

Organizarse es la clave para no morir en el intento.

Idealmente lo suyo sería que trabajaras en el horario en el que los niños no están en casa… pero imagino que si has optado por esta opción en parte es posible que hayas valorado no llevar a tus hijos a la escuela infantil, y no dispones por tanto de ese horario “libre”.

Nosotros lo que hacíamos era turnarnos, yo me encargaba de la crianza en el horario laboral de mi pareja, y en el momento que él llegaba a casa (y comíamos) empezaba mi jornada laboral, en el piso de arriba, y la crianza pasaba a ser 100% su responsabilidad.

Como ya os conté en el post sobre la escuela infantil, esta situación me quemó enormemente porque entre otras cosas creo que no soy la persona indicada para criar en casa. Para dedicarte en exclusiva a la crianza hay que estar hecho de una de una pasta especial y yo no la tengo.

Pero el tener a mi pareja con un horario laboral intensivo de mañana hacía posible el conciliar.

Foto para interior de post trabajar en casa con hijos como organizarse, mujer con ordenador y agenda en pose pensativa.
La agenda y el planner son tus mejores amigos.

Si no es posible que tu pareja tenga un horario laboral comprimido, o media jornada, lo suyo es valorar la opción de dejar a los niños con alguien en algún momento, ya sean los abuelos, los titos, la ludoteca o una madre de día.

Pero tened por seguro que trabajar en casa con hijos que no tienen otro adulto para supervisarlos, especialmente cuando son aún muy pequeños, no solo es una odisea sino que es casi imposible.

Un lugar propio para trabajar.

Sé que esta premisa es muy compleja en según que casas, pero por suerte hoy en día las opciones son amplias y hay muchas maneras de solucionar este punto.

Si fuese posible, por el bien de tu negocio, de tu salud mental y de tu vida personal y familiar, lo ideal es tener una habitación separada destinada a este único uso.

Un lugar en el que puedas cerrar la puerta y que nadie entre a molestar. Y que puedas cerrar la puerta al final de la jornada laboral, y no estés viendo tu trabajo constantemente.

Si no dispones de un espacio para ello, que es lo más factible, intenta buscar un lugar lo más apartado del bullicio de la casa, donde tus hijos no suelan jugar para establecer como tu campamento base.

Según los gurús del emprendimiento, el dormitorio no debería ser la opción para ello, puesto que está demostrado que si tu lugar de trabajo/estudio son el mismo que el de descanso, nunca desconectas… pero seamos realistas. Si trabajas en casa con hijos y no tienes habitación propia para tu despacho, es muy seguro que el mejor sitio para trabajar sea tu habitación.

Foto para interior de post trabajar en casa con hijos como hacerlo posible, oficina en casa
Intenta buscar tu rincón tranquilo.

Y si no, pues a practicar el colecho y os quedáis la habitación de los niños como despacho… que, no cuela?

Bueno, ahora en serio, si no puedes disponer de un espacio propio en casa hoy en día hay muchas posibilidades a tu alcance.
La gran mayoría de cámaras de comercio y servicios de empleo locales suelen contar con despachos y locales disponibles para aquellas personas que han decidido emprender.
Y en cada vez más lugares están apareciendo espacios de coworking y lugares en los que compartir espacio y gastos con otras personas emprendiendo.

Los horarios son sagrados.

La hora del trabajo es del trabajo, y nada más. En el horario laboral no se pasa el aspirador, no se tiende la ropa, no se hacen los deberes del colegio ni se busca el disfraz para el próximo carnaval.

El horario del trabajo, es para el trabajo. Incluso aunque no tengas encargos en ese momento, siendo autoempleador, siempre hay trabajo por hacer.
Poner el papeleo al día, captar más trabajos, buscar nuevas estrategias para conseguir nuevos clientes… la lista es interminable. Y todo es importante.

Así que en el horario que te hayas establecido como horario de trabajo, solo existe el trabajo, y nada más.

Y cuando ya no es hora de trabajar, no se trabaja.

Finalmente, y no menos importante, es importante recordar que también hay que desconectar, y estar presentes en el resto de facetas de nuestra vida.

Es decir, que cuando haya pasado el horario laboral, aparca el móvil, silencia las notificaciones de email y deja atrás la tentación de sentarte a acabar 3 cositas de nada del último trabajo.

Que la ventaja de trabajar en casa es que te puedes (y debes) organizar libremente y eres dueño de tu tiempo y por tanto de disfrutar del lujo que es poder estar ahí para tu familia. Así que deja el trabajo para la hora del trabajo, y si puedes, cierra tu despacho con llave. Mañana será otro día, ahora toca disfrutar de la vida.

Esto amigos, es la teoría. La realidad de trabajar en casa con hijos es otra.

La realidad a veces difiere, y mucho muchísmo, de todos estos consejos. Hay días que no queda otra que intentar sacar algo adelante con un niño merodeando, que tienes que saltarte tu horario laboral o que por narices tienes que trabajar en el salón…

Por lo que lo más importante que tenéis que tener y tener en cuenta siendo autoempleadores, es que tenéis que ser muy flexibles, multitarea y tremendamente adaptables. Y más si cabe, si vais a trabajar en casa con hijos a vuestro alrededor.

A todos los que os habéis embarcado en esta aventura de trabajar en casa con hijos, compañeros, mucho ánimo. Habrán días duros, muchos y mucho, pero quiero creer que lo hacemos porque merece la pena.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: