Hoy os traigo una nueva sección, Yo también lo sello, una iniciativa paralela a los sellos de calidad que Madresfera que felizmente me he sacado de la manga y para esta primera edición os voy a hablar de Robita Robotita de Fisher Price.

Antes que nada, voy a dejar claro que esta serie de posts los hago desde el cariño, y que no pretendo hacer mofa ni montar una queja de esto.

Por si alguno no conoce de que va la historia, os pongo un poco en perspectiva. De tanto en cuanto, Madresfera lanza lo que se denomina un sello de calidad.

Los sellos de calidad de Madresfera.

Resumiendo de manera breve, se trata de que algunas compañias afines a Madresfera, mandan a un número determinado de blogueros un pack de productos que quieren promocionar, para conocer la opinión de diferentes bloggers.

Esta acción siempre me ha parecido maravillosa y me he apuntado a todas las que he visto que me podían interesar.


Desde el punto de vista del consumidor tienes una review completa, con múltiples puntos de vista, de varios productos que son fáciles de encontrar gracias al uso de un hastag común.
Y de cara a los bloggers… pues a ver, vamos a decir las cosas como son. ¿A quien no le gusta que le regalen cosas y le pidan su opinión? Que levante la mano.

Pero no solo me gusta aquello de recibir cosas de gratis (en serio, a quien no), sino que me parece muy bonito ver como bastante gente habla de lo mismo a su manera. Me parece una manera muy genial de aportar, me encanta ver la diversidad de opiniones, y creo que el sentirse parte de un proyecto común es algo muy bonito.

El caso es que desde que formo parte de Madresfera, me he ido apuntando a muchos de estos sellos de calidad, pero nunca he salido elegida. Esto es algo normal y lógico. No tengo un blog demasiado apetecible a marcas, porque apenas hago reviews de productos, y aún no tengo un gran público. Dicho de otra manera, que no soy un elemento de valor para las marcas. Así que nunca he podido participar de un sello de calidad.

Pero si esto yo ya lo tengo…

He de reconocer que me lleva pasando en muchos de los últimos sellos a los que me apunto, que me da un poco de cosa apuntarme a ellos.

No porque sepa con seguridad que voy a recibir el famoso mail de “sigue intenándolo” que con mucho amor y esmero mandan desde Madresfera…que también. Sino porque muchas de las cosas de las que se iban a hablar, y que iban a mandar a bloggers, yo ya las tenía y las usaba.
Me apuntaba con la seguridad de no salir elegida, pero sentía un poco de culpa, si por un milagro divino salía seleccionada… porque yo ya tenía esas cosas, y le estaría quitando la oportunidad a otra blogger de poder probarlos.

Aún así, me quedaba siempre el gusanillo de participar. Y así medio en broma medio en serio, en uno de estos días que algunas amigas bloggeras más de la sección de “siempre rechazadas” y yo comentabamos entre risas y aceptación que habíamos vuelto a no ser seleccionadas (y que no me rompan la racha, jajaja), dije: sabeis que os digo, que yo también tengo esas cosas, voy a hacerme mi sello de calidad aunque no me hayan elegido.

Y así he he hecho! Dicen que las cosas se consigen haciendo, no? Pues si tengo un blog y tengo los productos, porque no?!

Yo también lo sello, porque nos ha gustado.

Espero que nadie se lo tome a mal, únicamente pretendo sentirme partícipe y aportar. No diré que la de los demás no lo es, porque considero que la gente escribe de corazón a pesar de ser un producto promocionado… pero de estos #yotambienlosello podéis esperar una review 100% objetiva.
Porque como dice el segundo hastag de este tipo de posts, esto lo he comprado #conmidinero . O un su defecto, con el de mis allegados.
Esto no significa que piense que las reviews promocionadas o patrocinadas no sean honestas, pero es una realidad (a mi parecer) que no miramos las cosas de igual manera cuando nos han costado un esfuerzo, que cuando nos las han regalado. Creo que solemos ser más críticos con aquello que nos ha costado dinero.

Podréis encontrar todas las reviews de productos que yo haya usado o probado y me apetezca recomendaros o no, bajo esta etiqueta de ahora en adelante.

Para los productos que hayan salido en Sellos de Calidad, usaré el hastag de la campaña, el hastag de #sellodecalidad de Madresfera y el hastag #yotambiénlosello

Robita, o de como “el mal” llegó a nuestra casa.

Para este primer post, os voy a hablar de los juguetes de Fisher Price.
En el sello de calidad de los juguetes de Fisher Price, la marca envió a los blogueros para esta campaña 2 juguetes: Robi Robot o Robita Robotita, y la mesa de aprendizaje bilingüe Rie y Aprende.

Nosotros en este caso tenemos en casa a Robita Robotita. De hecho, fué el primer juguete del demonio electrónico que le compramos a Intensita.

Aún recuerdo el día que SantoPadre llegó a casa con ella. La peque había tenido tarde de drama, no recuerdo si por que estuvo malita o porque se pegó un buen cebollazo, y se fueron a dar un paseo en la mochila de porteo… y volvieron con una amiga

Niña y padre abriendo la caja de Robita Robotita de Fisher Price

La habíamos visto muchas veces, ya le habíamos echado el ojo incluso antes de que la peque naciera, pero era algo que no tenía previsto comprar en mucho tiempo.
He de reconocer que según la sacó de la bolsa, se me pusieron los pelos de punta. Un juguete musical no, por favor. Hasta ese momento todo lo que habíamos comprado era muy Montessori/Waldorf/Chiliwili… vamos, todo madera, plastico, colores… pero nada de ruiditos ni cosas con pilas.

Pero llegó ella. Marchosa como ella sola.

Y al final, se ha ganado mi corazón. El de la peque era obvio que se lo ganaría en segundos. Todos los juguetes con sonidos y colores, que se mueven solos y hablan, triunfan con pequeños en casa.
Este tipo de juguetes desde luego no es mi primera opción a la hora de buscar un juguete educativo para mi hija, pero Robita en particular me parece una de las mejores opciones si al final optas por algo así.

Por qué Robita nos mola.

Tiene un diseño muy simpático, una variedad amplia de canciones y es muy marchosa. A mi peque le flipa todo lo que tenga que ver con la música, y Robita le da esa marcha que a ella tanto le gusta.

Niña jugando con Robita Robotita de Fisher Price jugando en la terraza
Con Robita en la terraza.

Mucha música y marcha.

Tiene 4 botones con una variedad diferente de melodías y canciones en cada uno, en las que cantan sobre los colores que se iluminan en su barriga, sobre las letras y sobre bailes y coreografías.

Es interactiva.

Uno de estos botones, el rojo, tiene un único modo, y es que cuando lo aprietas, te invita a grabar un mensaje que luego reproduce en forma de canción. Esta función en particular, es ahora con 18 meses y con casi un año teniendo a Robita en casa empieza a entender como se usa. Bien es cierto que nosotros no solemos explicarle el funcionamiento de un juguete, sino que la dejamos a su aire que explore y descubra como funcionan las cosas. Pero creo que es una función divertida, pero que los más peques no entenderán al principio.

Es educativo.

Creo que hoy en día, muchos de los juguetes del demonio electrónicos son así, aunque aún se ven muchos de los juguetes algo más inútiles que son puro ruido, luces y poco más.

En sus canciones hablan de los colores del arcoiris, de números, de gestos y de partes del cuerpo. Y si mientras juega con ella, la acompañas explicando lo que canta Robita, se le va quedando.

Ha sido su primera muñeca.

SantoPadre y yo hemos decidido educar a Intensita libre de etiquetas y género, y entre otras cosas SantoPadre ha sido muy tajante con el tema de las muñecas. No le íbamos nada claramente de niño o niña hasta que ella lo reclame. Así que Robita ha sido su primer “bebé”.

Lo que no me ha gustado tanto de Robita

Robi y Robita

Una de las primeras cosas que no me  han gustado mucho es que el juguete ofrece dos variantes: niño y niña. Y aunque no es alarmantemente sexista, el hecho de que Robita sea rosa y Robi sea verde me chirría un poco. Preferiría una única opción para todos.

Las dichosas pilas.

Esto lo voy a englobar como una queja universal que supongo que se repetrá en el futuro. Pero que digo yo, con los avances en tecnología con los que contamos hoy en día, en serio era necesario seguir haciendo juguetes a pilas? No es mucho más responsable, barato y ecológico que los juguetes sean recargables?

El ruido

No me refiero a la música en sí, que si, que según tengas el humor ese día mola más o menos. Considero que estos juguetes van de eso.
De hecho, al igual que muchos juguetes musicales hoy en día, trae un botón para regular el volumen en 2 intensiades.
Me refiero al ruido que hace cuando “baila” y que a veces se escucha casi tanto o más que la propia música. Suena a carraca y plasticote en movimiento.

¿Nos ha gustado Robita?

La respuesta es un clarísimo si, y la muestra de ello es que la tenemos desde hace casi un año y ya le hemos cambiado las pilas, de lo mucho que la usa.

La sienta a ver los dibus con ella, baila con ella y la coge en brazos como si de una muñeca se tratara. Ha resultado ser aún más polivalente de lo que prometía…

Y nosotros…

Pues ya nos sabemos todas las canciones de memoria.

Robita Robotita de fisher price junto a portatil

¿Cual es el juguete que no esperábas que fuese a gustar tanto en casa y al final ha ido un éxito total?



Anexo – A Robita no le gusta la piscina.

2 días después de acabar de maquetar esta entrada, Intensita estaba jugando con Robita y Polarcito (Monstruo Emociones Divertidas) en la terraza. En un momento dado, aparté la mirada, y cuando me giré, me encontré a mi hija con Robita cogida de ambas orejas… completamente sumergida en el agua.
Os podéis imaginar mi cara cuando ví que tenía el juguete metido por completo dentro del agua y me decía “Tita isia”.

Por suerte, la saqué enseguida, la apagamos, le quitamos las pilas de inmediato, la abrimos por completo, la secamos con un secador en modo aire frío y la dejamos secar al menos un par de horas…

Y parece que hemos tenido suerte y Robita ha sobrevivido milagrosamente al suceso. Con esto no os digo que Robita sea waterproof, pero al menos si os puedo decir que hemos conseguido salvarla.

Juguete Robita Robotita desmontado siendo secado tras caer en una piscina


ACTUALIZACIÓN – SEPTIEMBRE 2018

#ojoniñoalagua

O en este caso Robita al agua… y el porqué es tan importante vigilar con especial atención a un niño que ha sufrido un ahogamiento o un susto en una piscina, durante las siguientes 72 horas del suceso.

Como os conté en el post de Primeros auxilios, hay que tener mucho cuidado con el mal llamado ahogamiento secundario o el ahogamiento en seco.

En este caso, Robita ha sufrido un ahogamiento en seco. Los síntomas estaban ahí, Robita volvía moverse y a cantar, pero no era igual. Al poco tiempo, dejó de cantar, pero aún bailaba.

Ahora, Robita ha sufrido daño cerebral permanente y se ha quedado en esta vegetativo.

Así que Robita no nos ha dejado, sigue con nosotros, pero vive en un estado de coma permanente. Podemos decir definitivamente que Robita no es waterproof…